AES Andes trabaja en más de 350 MW de almacenamiento en Chile

Enrique de Ramón, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de la compañía, manifestó que están instalando los sistemas de baterías para afrontar las dificultades de precios cero que atraviesa el país.


Matías Medinilla

Por

matiasmedinilla@energiaestrategica.com

El almacenamiento cada vez toma más lugar a lo largo del mundo, pero en Chile en particular las empresas planifican la introducción de esta tecnología para afrontar las dificultades vinculadas a costos marginales cero y desacoplamiento de sus proyectos renovables. 

AES Andes no es la excepción y así lo reconoció Enrique de Ramón, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de la compañía, durante el mega evento físico Europe Future Energy Iberian Renewable Summit, organizado por Future Energy Summit (FES), que se llevó a cabo a principios de este mes en el hotel NH Collection Madrid Eurobuilding, con más de 350 profesionales del sector renovable.

“Estamos en muchos proyectos eólicos y solares en varios países de Latinoamérica. Pero en particular en el norte de Chile, que se lleva varios años con la famosa curva de pato, estamos instalando muchas baterías porque el precio se va a cero, sobre todo en horas de verano”, señaló. 

Tal es así que, según explicó el especialista, actualmente tienen algunos proyectos de storage en marcha: “Estamos instalando 80 MW de 4 horas, empezaremos 130 MW a 5 horas, a final de año arrancamos con otro de 170 MW de 3 horas. Y somos uno de los players, considerando que hay un montón de proyectos solares que están en una situación similar y que la única defensa es instalar baterías para aplanar poco a poco la curva”. 

Y cabe recordar que, a mediados de febrero del corriente año, AES Andes ingresó a Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) de Chile el proyecto solar Cristales, iniciativa que sumará 379 MW de capacidad fotovoltaica y aumentará la flexibilidad del sistema eléctrico nacional al incorporar un sistema de almacenamiento de baterías BESS de 542 MW por hasta 5 horas.

Por lo que, de ese modo, la firma ampliará su cartera energética en el país trasandino, en donde ya poseen y operan 3361 MW, pipeline compuesto por 2.129 MW termoeléctricos, 771 MW hidroeléctricos, 282 MW eólicos, 104 MW solares fotovoltaicos, 13 MW de biomasa y 62 MW de baterías de almacenamiento, además de plantas desalinizadoras de agua de mar y sistemas de transmisión. 

“El almacenamiento es un reto, sobre todo en Chile, ya que faltan por salir muchísimas plantas de carbón que se construyeron cuando hicieron falta para temas de minería. Pero la única forma que tiene Chile para intentar hacer una transición relativamente rápida, es añadir almacenamiento, esa es su oportunidad”, señaló Enrique de Ramón.

Otras ventajas para LATAM

El vicepresidente de Desarrollo de Negocios de AES Andes también reconoció que se da una chance muy grande a partir de todo el conocimiento generado en otros mercados que se podrían implementar en la región, tanto a nivel servicios como de equipo técnico y humano.

“Hay una oportunidad muy fuerte por el lado del capital humano, de hacer intercambio y fortalecer el sector en Latinoamérica. Y de igual manera, lo hay a largo plazo en exportar recursos, aparte de cobre, litio o los metales esenciales para la transición energética, el propio recurso solar y especialmente el eólico, pudiera ser exportable a través de hidrógeno”, remarcó. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *