Aunque parezca que en el sector de la energía eólica ya está todo inventado con los molinos de viento actuales, en realidad tienen un gran problema de base: aumentan su eficiencia cuanto más grandes sean y más altos estén, pero hay un límite de altura a la que se pueden construir.

Por eso en el gigante de internet creen que la solución está en los barriletes; sí, los mismos con los que juegan los niños, pero de avanzada. El concepto se llama Makani y consiste en un barrilete que generará energía eléctrica a partir del viento que se da en alturas mayores.

Se calcula que será capaz de generar un 50% más de energía gracias a los fuertes vientos, y al mismo tiempo sin necesidad del 90% de los materiales que se utilizan en los molinos de viento, como el acero y la fibra de vidrio.

Este súper barrilete es capaz de alcanzar entre 80 y 350 metros de altitud impulsado por los rotores que incorpora, como si fuera un helicóptero.
Cuando llega a la altura necesaria, los fuertes vientos provocan que la cometa vuele en círculos, y eso hace mover los rotores.

Un generador incorporado transforma ese movimiento en electricidad, que es transportada a la estación en tierra a través de los cables que hacen de cuerda. La estación terrena ocupa menos espacio que un molino de viento y es donde reposará el barrilete cuando no sea usado.

Al reducir los costos y aumentar la eficiencia, este proyecto parece tener el futuro asegurado, ya que permitirá recoger energía eólica en lugares en los que no haya demasiado viento en superficie pero que tengan buenas corrientes a gran altura.