Tras análisis llevados a cabo por el Ente Operador Regional (EOR) se advierten tres consecuencias importantes que impactarán de un modo u otro a proyectos de energías renovables.

El primer impacto se refleja en una reducción del volumen de intercambio de energía entre países. Sumado aquello habría un incremento del costo operacional. Y, como último, una pérdida de capacidad de soporte ante contingencias en los países.

Las premisas de aquel análisis del EOR fueron obtenidas de estudios rigurosos. Entre ellos, Karla Hernández, gerente para Honduras de EPR (Empresa Propietaria de la Red), destacó durante su participación en un webinar de CECACIER:

  1. Se realizó una simulación plurianual, para visualizar el impacto de la no construcción de las obras 2021 y 2022.
  2. Por medio de estudios eléctricos se estimó la capacidad operativa para los años 2023, 2024 y 2025, escenarios de verano e invierno en condiciones de demanda mínima, media y máxima.
  3. Para el año 2025 se analiza la brecha de capacidad operativa para alcanzar 300 MW, considerando los valores promedio en los escenarios de demanda indicados.

Visto aquello, el Consejo Director del Mercado Eléctrico Regional habría concluido que se están perdiendo transacciones en el mercado por no tener la suficiente capacidad de transmisión planificada primeramente de 300 MW.

impacto regional impacto regional sur norte
<
>

En un diagnóstico de la capacidad operativa, en el sentido norte-sur países como El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua podrían tener las mayores pérdidas, llegando a significar entre 130 MW a 170 MW promedio hacia el 2025.

En el sentido sur-norte el escenario es muy similar; y, aunque se llegue a los 150 MW y 145 MW como pérdida de la capacidad operativa, sigue siendo la mitad de la capacidad de transmisión objetivo.

Al respecto, es preciso señalar que la línea SIEPAC fue diseñada para poder transportar inicialmente 300 MW y en su segunda etapa construir su segundo circuito con otros 300 MW.

Ahora bien, para que esto fuera realidad Karla Hernandez destacó que no se trata solamente de esta línea de interconexión, sino de toda una red de transmisión regional de la cual forman parte los sistemas interconectados nacionales. Con lo cual, la responsabilidad es compartida entre todos los países miembro.