3 de febrero 2023

Advierten acerca de dos medidas fatales para la autogeneración renovable en Colombia

Por un lado, la regulación de tarifas eléctricas, que de aplicarse para todos los usuarios desalentará la actividad. Por otro, la aplicación de la Resolución CREG 701, que facilitará el cobro de un impuesto a la autogeneración: transporte de energías reactivas. La mirada de la Asociación Colombiana de Energía Solar.


Guido Gubinelli

Por

guido.gubinelli@energiaestrategica.com

Avanza la decisión de Gustavo Petro de asumir funciones de las políticas generales de administración de los servicios públicos de Colombia. En otros términos, y entre otras cosas, regular tarifas por medio de subsidios públicos.

“Hasta el momento no hay claridad de cómo se va a hacer esta intervención. Se habla del control de precios pero aún no se sabe bien cómo se instrumentará”, confía a Energía Estratégica Miguel Hernández Borrero, presidente de la Asociación Colombiana de Energía Solar (ACOSOL).

El dirigente advierte que, dependiendo de cómo se ejecute esta intervención, la misma podría ser muy nociva para el mercado del autoconsumo de energía renovable.

Explica: “Si las tarifas pasan a ser muy bajas, potenciales autogeneradores interesados van a reconsiderar si invertirán en este tipo de proyectos porque al ser la energía muy barata no será atractivo el retorno de la inversión”.

De acuerdo al referente de ACOSOL, actualmente un equipo de autogeneración se amortiza en cuatro años, a lo que si se le suman los beneficios tributarios el tiempo se reduce a un poco menos de tres años.

¿Cómo quedarían esos plazos si la tarifa eléctrica baja drásticamente por la aplicación de subsidios estatales? “Hay una incertidumbre muy grande que suma un problema más a la situación actual de costos más altos por inflación. No se sabe absolutamente nada; se sabe que se asumirán funciones en ciertos aspectos pero no cuáles: cómo se va a realizar, si es que la regulación de precios se segmentará a estratos bajos o a todos los usuarios”, remata Hernández Borrero.

Y solicita: “Desde ACOSOL pedimos que vinculen a entidades como la nuestra, que representamos a los usuarios generadores y está enfocada a toda la cadena de valor, para que escuchen nuestra posición”.

Cobro al transporte de energías reactivas

En otro frente, la entidad de energía solar de Colombia alarma el avance de la posibilidad de que los operadores de red cobren un impuesto extraordinario relacionado al transporte de energías reactivas, el cual sería habilitado por la Resolución CREG 701, que salió a consulta el 10 de enero pasado, hasta el 24 de ese mes. Ahora la CREG analiza su implementación.

“Si el proyecto se aplicara tal como está planteado, pues ya todos los operadores de red se acogerían a esa norma y, tanto los que hoy tienen exentos como los que decidieron no aplicarla, todos podrán ejecutar esta norma y eso será muy perjudicial”, advierte Hernández Borrero.

El presidente de ACOSOL asegura que “esto afectaría a todos los usuarios generadores a pequeña escala, principalmente residencial y comercial, donde si llega a salir en firme, van a pagar más en su factura de energía que antes de ser autogeneradores: Va a ser un claro desincentivo a la actividad”.

“Es una norma que prácticamente legaliza que todos los autogeneradores a pequeña escala queden dentro de la Resolución 015 y esto los afecta porque se le cobra la energía reactiva y esto desalienta totalmente la actividad”, explica.

De acuerdo a un relevamiento de ACOSOL, el 70% de todos los proyectos instalados a nivel país son menores a 100 kW.

Esto se explica porque “no se incentiva la inversión a proyectos mayores a 100 kW porque el costo que tiene que pagar el usuario por el intercambio de energía –kWh generados por los consumidos- es alto, una diferencia de casi el doble de lo que paga uno respecto al otro. Eso desincentiva a la empresa que quiere montar grandes proyectos”.

Efecto reactivo

En un caso concreto, Hernández Borrero detalla que un usuario que pagaba 600 mil pesos por su tarifa eléctrica, pasó a pagar 50 mil pesos por el ahorro que le generaron los equipos solares; pero con el nuevo impuesto de reactivas ahora paga 1,2 millones.

“Es decir, que pasó a pagar el doble que de antes de convertirse en autogenerador”, lamenta el especialista y remata: “Esto es algo que nos preocupa”.

La propuesta de ACOSOL


Descargar PDF

6 Comentarios

  1. José Martinez

    Muy triste la verdad, Da la impresión que todas estas medidas y decretos se toman de manera sesgada bajo la gravedad de intereses creados sin calcular los nefastos efectos a mediano y largo plazo. Es no mirar más allá de la nariz. Mil gracias por el análisis consiente.

    Responder
    • Jhon

      La ignorancia de algunos es atrevida. Gracias por el excelente análisis.

      Responder
  2. Fernando

    Lo publico no tiene porqué ser rentable.

    Responder
  3. Camilo

    Lo planteado sería hacer cambiar la 015, y eso traería problemas porque los grandes generadores reclamarian derecho a la igualdad con respecto al mismo tratamiento que se le vaya a dar a los AGPE, es importante aclarar que la CREG no quiere poner ningún impuesto, eso es desinformación ya que lo que se está planteando es un cobro al transporte de energía reactiva, que si se quita dicho cobro se traslada a los usuarios que no tienen paneles solares.

    Responder
  4. Ivan

    Da mucha tristeza y rabia que el estado siempre está pensando es en aplastar más al pueblo , exprimiendolo más cada día y nunca piensa en darle calidad de vida al país si no en esclavisarlo más .

    Responder
  5. luis felipe rodriguez movil

    Que significado tiene ahora estar en este negocio de aprobarse esta resolución.? es echar sobre la borda del barco, todo lo construido al respecto,

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *