Holanda pone en marcha esta semana un proyecto llamado «SolaRoad» (camino solar), que utiliza las calles como posible telón para acumular energía solar. En un país que tiene muchos fanáticos de la bicicleta, el primer camino se lleva a cabo en una ciclovía cerca de la localidad de Ámsterdam.

¿Cómo funciona? El camino está construido con grandes módulos de paneles solares cubiertos con vidrio grueso a prueba de desgaste. Un revestimiento adicional de plástico traslúcido rugoso impide los resbalones.

Sten de Wit, de la firma de ingeniería TNO, señaló que cada metro cuadrado de vía general 50 a 70 kilovatios/hora de energía por año. Con esto basta un tramo de 70 metros para dar energía a una vivienda.

El proyecto piloto durará tres años y tendrá un costo de 3 millones de euros (3,7 millones de dólares). Según de Wit, a medida que se abaratan los paneles, los caminos gozarán de los beneficios de la economía de escala.

holanda 2

A diferencia de las usinas eléctricas, los caminos solares se pueden instalar cerca de las viviendas y no ocupan tierras que se necesitan para otros fines. Esto es crucial en Holanda, uno de los países más densamente poblados del mundo y a la vez uno de los más cultivados.

holanda 3