Estados Unidos no es sólo el principal productor de maíz con unas 370 millones de toneladas, sino que además es el principal productor de etanol en base a grano de maíz (destinando casi un 1/3 de su producción) con unas 214 plantas productoras de etanol de primera generación en el país.

En los últimos años se está investigando y desarrollando mucho la producción bioetanol de segunda generación ya sea mediante residuos de cosecha (principalmente maíz) o cultivos energéticos lignocelulósicos dedicados para ese fin como el Miscanthus, Switch grass y sorgos de alta producción de biomasa.

En los próximos meses entraran en producción cuatro plantas de producción de bioetanol de segunda generación, tres de ellas en Iowa y una Kansas.

La materia prima principal para estas plantas de bioetanol va a ser los rollos y megarfardos de los residuos de cosecha de maíz. Se estima que con cinco kilos de rastrojo se produce un litro de bioetanol. La opción tradicional o que se viene realizando para la recolección de este residuos que es mediante el hilerado y la confección de un de un megafardo o enrollado del rastrojo posterior a la cosecha.

Recolección en tándem
Una gran novedad en relación a la recolección de biomasa la presentó la empresa Hillco Technologies junto a John Deere, que consiste en la recolección de residuos de cosecha antes que el material llegue al suelo. Las ventajas de este sistema es una mayor limpieza del material al no estar en contacto con el suelo.

Este sistema se llama SPRB (Single Pass Round Bale System) y consiste en el triturado del residuo, el direccionado de mismo mediante una cigüeña hacia un sistema de acumulación de residuos, el enrollado del mismo mediante una solo pasada.

Este sistema quita, en promedio 1,8 a 3,1 toneladas por hectárea según la zona, variedad y rendimiento del maíz cosechado; puede realizar rollos de hasta 720 kilos (equivalente a 1.750 libras con un 18 por ciento de humedad).

Este sistema de recolección se biomasa en tándem ya se veía viendo a nivel experimental en la universidades con megaenfardadoras con motor propios, pero no a nivel comercial como se presentó en esta oportunidad en la explosión.

Este sistema, versus el de recolección tradicional en cual el rastrojo queda en contacto con el suelo, ofrece una mayor eficiencia (tiempo, mano de obra, equipos) y es más económico.

Además es muy importante que la biomasa posea el menor contenido de ceniza o tierra posible y al comparar este sistema con el sistema de recolección de biomasa tradicional, los rollos del sistema SPRB poseen un menor contenido de cenizas o tierras: (3,6 por ciento contra 12,06 del sistema tradicional.

El autor es ingeniero agrónomo, técnico del Inta Manfredi.