Anteayer, el presidente Mauricio Macri se reunió en Casa de Gobierno con parte del Gabinete Nacional para analizar el Aporte a las Contribuciones Nacionales (INDC) que presentó la anterior gestión kirchnerista durante la Conferencia de las Partes (COP 21) en París, Francia, durante el mes de diciembre último para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Entre los integrantes de la reducida mesa se encontró el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, el de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, el de la Producción, Francisco Cabrera, y el diputado nacional por el PRO y una de las personalidades destacadas en materia de medioambiente del bloque Cambiemos, Juan Carlos Villalonga.

En entrevista exclusiva para energiaestrategica.com, Villalonga cuenta detalles de la reunión y pasos a seguir de la actual gestión.

¿Qué balance hace de la reunión del pasado martes que convocó Mauricio Macri?

Fue una excelente reunión en la que hicimos un breve balance de lo ocurrido en la COP 21; el significado de lo que viene con el Acuerdo de París, tanto a escala global y en particular para la Argentina.

El Acuerdo de París establece una meta climática muy severa, en línea con lo que la ciencia nos indica, estableciendo el objetivo de mantener el aumento de la temperatura global bien por debajo de los 2°C, procurando estar cerca de 1,5°C. Esto implica cambios radicales a corto y mediano plazo en sectores claves de la economía, al igual que en el sector energético.

¿Ya comenzaron a trabajar para alcanzar los objetivos asumidos por la anterior administración?

Los objetivos establecidos por Argentina en su INDC presentada el pasado octubre son metas que debemos cumplir, no hay ninguna chance de no respetar ese compromiso. Para ello este gobierno iniciará, en estos próximos 4 años, el camino hacia esos objetivos de reducción de emisiones.

Dado que desde diferentes sectores se criticó la contribución que presentó el kirchnerismo (acusándola de ser “poco ambiciosa”), ¿creen que podrán superar el objetivo planteado?

La INDC presentada por Argentina es muy pobre, no está a la altura de lo que un país como el nuestro debería realizar.

Argentina debe tener una mayor ambición en materia de mitigación. Por eso la revisión de esa meta debe hacerse. Además, por las propias decisiones adoptadas en París, cada país debe revisar su INDC para el 2020. Con esto quiero decir que el proceso de revisión de esa INDC durante este gobierno es algo que se tiene que hacer sí o sí. Estoy convencido que de esa revisión se llegará a una meta más severa, más acorde a nuestra posibilidades y responsabilidades.

¿Será posible recibir «créditos verdes» para cumplir el objetivo de mitigar las emanaciones en un 30 por ciento, tal como quedó planteado en el documento que presentó Argentina?

El Acuerdo de París establece que se creara un mecanismo de implementación conjunta voluntaria que permitirá realizar reducciones de emisiones y contribuir a la transferencia tecnológica.

Ese tipo de mecanismo puede ser uno de los más atractivos para la Argentina. Pero eso no será «ayuda financiera», eso será mecanismo de mercado. La ayuda financiera a la que puede aspirar Argentina es acceder a financiamiento blando, cooperación tecnológica y transferencia de capacidades. La mayor parte de la «ayuda» internacional deberá ir hacia los países más pobres y más vulnerables al cambio climático.

Creo que en los próximos 15 años un enorme flujo de inversiones se canalizará hacia actividades vinculadas al cambio climático. Si eso no ocurre, es muy difícil que logremos cerrar la inmensa brecha que existe entre las emisiones previstas para el 2030 y las que serían coherentes con el objetivo climático adoptado en París. Soy optimista que eso ocurrirá y Argentina tiene mucho para ofrecer y para ser parte activa en ese escenario.