ABO Wind es una de las empresas de desarrollo, EPC y gestión operativa de proyectos de energía renovable más importantes del mundo. De acuerdo a datos de la propia compañía, ha desarrollado 983 plantas de energías renovables (en su mayoría eólicas, pero también fotovoltaicas y de biomasa), por un total de 2.255,92 MW de potencia.

En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica Colombia, Vanessa Zabroky, responsable financiera para Latinoamérica de ABO Wind, analiza el mercado y anticipa que la compañía germana está trabajando para participar de la subasta a largo plazo que prepara el Gobierno.

¿Qué expectativas tiene ABO Wind sobre el mercado colombiano para este 2019?

En los últimos años, el mercado eléctrico colombiano ha pasado por cambios importantes en el marco regulatorio con el objetivo de impulsar la integración de proyectos de generación de energía a partir de fuentes renovables no convencionales a la matriz energética.

Estos cambios están abriendo poco a poco las puertas para diferentes modelos de negocio para la implementación de proyectos de energía renovable y a su vez han atraído nuevos actores al mercado los cuales, junto con los actores establecidos, estamos apostándole al gran potencial que vemos en el mercado colombiano.

La subasta de contratación a largo plazo, así como la subasta por cargo de confiabilidad, son claves para lograr una mayor participación de energía renovable en la matriz.

Nuestra expectativa para este año es que se pueda llevar a cabo una subasta de contratación a largo plazo exitosa para los proyectos de energía renovable y que de esta manera se diera lugar a una aceleración del mercado incluyendo la definición de una estrategia energética nacional a largo plazo.

Lea también: «Reunión clave entre empresarios y el Gobierno: en exclusiva, los cambios que evalúan para el relanzamiento de la subasta de energías renovables»

¿Cuál es su punto de vista sobre la subasta a largo plazo de energías renovables?

Claramente a la subasta le hace falta madurar para poder cumplir con los estándares y las expectativas de los actores en el mercado. No obstante, lo vemos como un instrumento necesario para evidenciar el apoyo político a la diversificación de la matriz energética y para fomentar la realización de los proyectos involucrando además a la demanda, para así asegurar que el mercado se vaya desarrollando de manera sostenible.

¿Evalúan participar?

ABO Wind buscará participar en la próxima subasta con proyectos propios.

Teniendo en cuenta que la licitación fue reprogramada porque no se cubrieron las expectativas de entrega de ofertas para el Gobierno de Colombia, ¿qué modificaciones consideran que debiera realizarse?

Para lograr una licitación exitosa sería necesario, en primer lugar, incrementar la participación de ambos lados (oferta y demanda) a través de la socialización de la licitación y de la implementación de medidas que pudieran reducir los riesgos a asumir por los participantes.

Al mitigar los riesgos y las variables en la licitación se podría esperar mayor competencia y menores precios.

Por otro lado, ¿están interesados por el mercado entre privados?

Indudablemente los contratos PPA entre privados son alternativas relevantes que se pueden llevar adelante, en paralelo a los mecanismos coordinadas por el gobierno sin embargo implican otros retos.

Por lo general los contratos PPA entre privados se llegan a dar en una fase más madura del mercado, cuando los actores están listos para asumir más riesgos y ya no se requiere una intervención estatal.

De todos modos, nosotros hemos ya explorado algunas oportunidades en el mercado privado y lo seguiremos haciendo ya que consideramos que sigue siendo una alternativa formidable a la licitación.

En líneas generales, ¿cuáles son los objetivos de ABO Wind sobre el mercado colombiano en el corto plazo?

ABO Wind está actualmente desarrollando una cartera de proyectos diversos que puedan llegar a realizarse a través de distintos modelos de negocio (subasta, mercado privado, etc.). El objetivo a corto plazo es desarrollar proyectos competitivos que puedan estar listos para participar en una próxima subasta.