Se llevó a cabo la primera Sesión Extraordinaria de este 2020 del Órgano de Gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). La misma trascendió por contar con la cantidad total de los miembros requeridos en la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética (LORCME); un hecho que no había sido logrado aún durante la «4T».

Si bien ya se había sesionado con el quórum exigido en articulo 10 párrafo 3 de la LORCME –que consiste como mínimo en el secretario ejecutivo, cuatro comisionados y su presidente–, contar ahora con el comisionado presidente, los seis comisionados y el secretario ejecutivo, todos convocados a reunión, da un respiro de alivio al empresariado que puede empezar a percibir que la época de transición acabó y que el sector va retomando su curso.

Esta semana estuvieron presentes para sesionar: Leopoldo Vicente Melchi García, comisionado presidente; Miguel Ángel Rincón Velázquez, secretario ejecutivo; y, Luis Guillermo Pineda Bernal, Norma Leticia Campos Aragón, José Alberto Celestinos Isaacs, Luis Linares Zapata, Hermilo Ceja Lucas y Guadalupe Escalante Benítez.

Miembros del Órgano de Gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE)

No obstante, durante esta primera sesión extraordinaria no todos los empresarios del sector energético recibieron buenas noticias. En esta oportunidad,  la comisionada Norma Leticia Campos Aragón se refirió a las obligaciones incumplidas por permisionarios en hidrocarburos y presentó en la orden del día un proyecto de acuerdo en el que se declara la caducidad de 156 permisos en materia de gas licuado de petróleo.

En detalle, estos son:

Durante su intervención, Norma Leticia Campos Aragón, se refirió al articulo 42 de LORCME que mandata a la CRE a fomentar el desarrollo eficiente de la industria, promover la competencia del sector, proteger los intereses de los usuarios, propiciar una adecuada cobertura nacional, atender la confiabilidad, estabilidad y seguridad del suministro y la prestación de los servicios.  Y también al articulo 55 fracción primera, inciso B, de la Ley de Hidrocarburos que establece que los permisos caducarán si los permisionarios no ejercen los derechos conferidos en el título del permiso, a falta de plazo, por un periodo consecutivo de 365 días naturales. Por lo que, al identificarse incumplimientos a la ley vigente este tema de la orden del día encontró consensos en todos los comisionados presentes.

Aquello último no sería tomado como una conquista para quienes están «del otro lado de la vereda» del gas licuado con una oferta «más sustentable», como ser las energías renovables o la movilidad eléctrica. La actualidad del sector energético no deja de ser «de transición»; por lo que, no se trata de una puja entre «hidrocarburo vs renovables» o «expendio de gas vs estaciones de carga para vehículos eléctricos».  Estos sí se ponen en alerta ante la decisión unánime de la CRE de declarar en definitiva la «caducidad a permisos ya emitidos»; un hecho que se desea que no sea extrapolado al de energías limpias que requieren incrementar su participación en la matriz energética exponencialmente en los próximos diez años, según la última versión del PRODESEN.