23 de noviembre 2022

A pesar del histórico consenso, la COP27 pasa por alto la causa raíz de las pérdidas y los daños

En esta columna de opinión, el Consejo Mundial de Energía Solar (GSC, por sus siglas en inglés) analiza lo que dejó la última cumbre de líderes por el cambio climático (COP27).


Energía Estratégica

Por

info@energiaestrategica.com

Aunque logró un consenso histórico sobre la reparación de las pérdidas y los daños sufridos por los países vulnerables, la COP27 no logró garantizar la limitación de más daños causados ​​por el empeoramiento del cambio climático mediante el aumento de las acciones de mitigación y adaptación. Los intentos de aumentar la ambición de los planes nacionales de descarbonización y alcanzar un máximo de emisiones globales para 2025, así como la eliminación gradual de todos los combustibles fósiles sin disminuir, han fracasado, en beneficio de los grupos de presión de los combustibles fósiles.

El documento final de la COP27 “Plan de implementación de Sharm el-Sheikh” no reconoce adecuadamente el papel esencial de las energías renovables, lo que debilita aún más el lenguaje del Pacto Climático de Glasgow. Tanto los capítulos de mitigación como de adaptación del documento no mencionan la energía renovable, mientras que el uso de términos genéricos y subjetivos como “baja emisión” y “energía limpia” permite una dependencia excesiva y peligrosa del gas natural, la energía nuclear y las energías fósiles. Generación de energía a base de combustible junto con captura y almacenamiento de carbono.

Esto es irracional considerando que la energía solar y otras tecnologías limpias y renovables representan soluciones inmediatas a las crisis energética y climática, y también pueden ofrecer una gran ayuda para enfrentar las crisis alimentaria y de agua. La energía solar fotovoltaica, en particular, es un activo maduro y competitivo tanto para la mitigación como para la adaptación. Como lo demostraron los eventos de GSC en la COP27, los paneles solares pueden seguir funcionando incluso durante inundaciones y huracanes, garantizar el acceso a la energía donde las redes están interrumpidas o ausentes, y ayudan a reducir drásticamente las emisiones.

“La energía solar fotovoltaica es una decisión racional – dijo José Donoso, presidente de GSC –. Es el mejor camino a seguir para las personas y los países del mundo, ya que tiene sentido desde el punto de vista ambiental y económico”.

Los países desarrollados no están cumpliendo su compromiso con respecto a la financiación de los países en desarrollo y esto puede socavar su credibilidad con respecto a múltiples aspectos de las negociaciones climáticas. En cuanto a los actores no partidistas, el sector privado, las empresas y la industria se citan de manera tímida. Se necesita una redacción más decisiva para empoderar al sector privado como pilar estratégico en el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones.

Esto confirma la importancia de la presencia de GSC en la COP junto con Global Renewables Alliance para influir en las decisiones a favor de la energía solar y otras energías renovables y tecnologías limpias, especialmente teniendo en cuenta que la COP28 en Dubai, EAU, uno de los mayores productores de petróleo del mundo, probablemente contará con una presencia aún más fuerte de los grupos de presión del petróleo y el gas.

Gianni Chianetta, CEO de GSC, agregó: “Antes de mediados de siglo, ya tenemos un hito crítico en 2030, que se acerca rápidamente. Desafortunadamente, la COP27 fue una oportunidad perdida para establecer un compromiso firme para acelerar seriamente la transición energética. Ahora, debemos comenzar a trabajar hacia la COP28 e involucrar a los países para que se comprometan a eliminar gradualmente todos los combustibles fósiles”.

GSC en COP27: la energía solar fotovoltaica es necesaria en todas las escalas

Todas las actividades, iniciativas y asociaciones de GSC en la COP 27 se han centrado en mostrar el potencial de la energía solar y las oportunidades inmediatas de la integración con el almacenamiento y otras energías renovables y tecnologías limpias, así como en resaltar las barreras que aún deben eliminarse.

A pesar de ser la fuente de generación de energía de más rápido crecimiento, la energía solar fotovoltaica aún representa solo alrededor del 4 % de la electricidad mundial, frente al 1 % en 2015. Por primera vez en 2021, la energía solar y eólica superaron el 10 % de la generación mundial de electricidad. Sin embargo, como indica el objetivo de avance para energía limpia de los campeones climáticos de alto nivel para 2030, la energía solar y eólica deben representar al menos el 40 % de la generación de electricidad mundial para 2030, a fin de mantener el objetivo de 1,5 °C a la vista. Su participación entonces tendría que aumentar al 70% para 2050, según el escenario de cero neto de la Agencia Internacional de Energía.

Tal camino requeriría agregar 630 GW de energía solar fotovoltaica anualmente para 2030, lo que actualmente equivale a instalar la granja solar más grande del mundo todos los días. Juntas, la capacidad solar y eólica agregada en 2030 sería más del triple de la cantidad instalada en 2020. La capacidad solar fotovoltaica total debe crecer a alrededor de 5 TW en 2030, más de 10 TW en 2040 y más de 14 TW en 2050, según IRENA y la AIE.

Para el despliegue masivo que se requiere en adelante, está claro que necesitamos energía solar para liderar una combinación diversificada de energía limpia con viento, almacenamiento de energía, hidrógeno verde y otras tecnologías limpias y renovables. La energía solar es el principal activo en el camino global hacia la descarbonización total y debe desarrollarse en todas las escalas de la mano con el almacenamiento.

Durante la COP 27, GSC mostró el papel de la energía solar fotovoltaica distribuida para el empoderamiento de las personas, un acceso más amplio a la energía y un uso más eficiente de la tierra. Los sistemas solares fotovoltaicos en los techos y fuera de la red pueden aumentar la resiliencia y el acceso a la energía al tiempo que reducen los costos de energía, lo que desbloquea una amplia gama de beneficios socioeconómicos para las personas de todo el mundo y les permite contribuir a la transición de energía limpia. Un despliegue de energía solar fotovoltaica distribuido más rápido también puede ayudar a diversificar las cadenas de suministro y crear millones de nuevos puestos de trabajo.

El análisis comparativo de políticas, permisos y regulaciones de GSC destacó cómo la energía solar en los techos puede contribuir con una parte significativa de la capacidad total. Al confrontar la capacidad instalada y la capacidad potencial estimada de un grupo de países, surgieron brechas que indicaban un gran potencial sin explotar. En el proceso general de autorización, la conexión a la red se identificó como más compleja que la tramitación de la instalación. Un desafío importante sigue siendo el alto nivel de falta de homogeneidad de los procedimientos de autorización local en varios países, lo que ralentiza la transición energética.

Para estar en camino a cero neto para 2050, la AIE estima que, a nivel mundial, 100 millones de hogares deben estar equipados con energía solar fotovoltaica en la azotea para 2030 y 240 millones para 2050, frente a los 25 millones actuales. GSC cree que se puede lograr más con políticas mejoradas y apoyo regulatorio. Entre las principales recomendaciones identificadas: garantizar la conexión y el acceso preferente a la red para los sistemas fotovoltaicos de pequeña escala; simplificación que permite definir tiempos máximos de mandato; procedimientos de homologación a nivel nacional; aumentar la transparencia y claridad de los procedimientos para la comodidad de los inversores; establecer objetivos nacionales específicos para la energía fotovoltaica en tejados; adoptar y difundir la medición neta; aprendiendo de otros replicando buenas prácticas.

GSC producirá un informe final que incluirá una evaluación comparativa de políticas sobre regulaciones y procedimientos de autorización para unir los cuellos de botella en los mercados emergentes con buenas prácticas, y propondrá recomendaciones para maximizar la adopción de energía solar fotovoltaica en la azotea.

Para alcanzar el 100% de energía renovable y lograr la seguridad energética internacional, la energía solar fotovoltaica a gran escala es fundamental y debe implementarse más rápido y en una conexión firme con las soluciones diversificadas de almacenamiento de energía. Para acelerar el despliegue y superar la crisis energética mundial de acuerdo con los objetivos climáticos, se necesitan acciones urgentes para diversificar la cadena de suministro, simplificar los permisos y proporcionar señales claras de inversión. Se debe acelerar la concesión de permisos para proyectos solares a gran escala, a través de procedimientos de convocatoria abierta para solicitudes de proyectos y una serie de medidas de vía rápida que ha destacado el GSC. Esto puede llevar rápidamente los proyectos solares en desarrollo a la construcción en los próximos años.

GSC también ha destacado la importancia de desbloquear el enorme potencial de los megaproyectos mediante la integración de energía solar fotovoltaica a gran escala con otras energías renovables y almacenamiento, activando y escalando sinergias clave entre países y tecnologías. A nivel industrial, se recomienda mejorar la modelización de la construcción de grandes plantas con múltiples subcontratistas, teniendo en cuenta los retos contractuales y de suministro. GSC emitió un llamado a la acción para acelerar los plazos de los megaproyectos e interconexiones. Es importante identificar rápidamente áreas adecuadas cerca de las áreas de consumo para optimizar la integración de fuentes de energía renovable, así como incluir la modernización de las redes eléctricas en la planificación. Los megaproyectos deben ser el resultado de negociaciones transparentes entre los distintos gobiernos involucrados y el mundo corporativo.

El ejemplo del proyecto de interconexión entre Egipto y Grecia -en fase de estudio de viabilidad- demuestra cómo, ante un proyecto concreto y la posibilidad de una gran inversión, las autoridades energéticas pueden revisar los procesos regulatorios en muy poco tiempo. Los cronogramas acelerados para los megaproyectos pueden traer rápidamente enormes beneficios a varios países simultáneamente, convertirse en conductos para una cooperación internacional renovada y transmitir un desarrollo sostenible.

El Mediterráneo podría convertirse en un favorito en una iniciativa global, ya que se pueden identificar varias oportunidades de megaproyectos en diferentes regiones del mundo. Entre los gigaproyectos que se pueden activar a nivel mundial, se está estudiando una iniciativa con el objetivo de transformar la Ucrania de la posguerra en un bastión de las energías renovables para toda Europa, produciendo hidrógeno verde y distribuyéndolo a lo largo del Danubio.

La energía solar fotovoltaica puede ser amiga de la naturaleza

GSC, WWF, Greenpeace International y otros, demostraron juntos en la COP27 que es posible una visión compartida y una complementariedad entre la energía solar y la naturaleza. Dado que la capacidad se puede implementar evitando la alteración innecesaria de la tierra, explotando áreas urbanas y adecuadas y aumentando los objetivos de reciclaje, la energía solar fotovoltaica en realidad brinda oportunidades para una mayor biodiversidad, ayudando a restaurar algunas de las grandes cantidades que ya se han perdido. GSC espera que, a medida que esto se entienda cada vez más (las nuevas asociaciones con grupos ambientales y más allá del sector eléctrico van en esta dirección), estimulará la simplificación de los procesos de autorización, la definición de áreas adecuadas y mejores mandatos para edificios.

También ayudará a motivar a las comunidades y hará que más personas se apasionen por la energía solar en línea con los objetivos climáticos, lo que les permitirá impulsar el cambio. La cooperación a nivel local, involucrando a las personas en el terreno, es la verdadera forma de llamar a todas las partes interesadas en los diferentes niveles (municipalidades, regiones y gobiernos centrales) para que actúen más rápidamente y logren una mayor aceptación social.

Calidad de las instalaciones para mantener la confianza

A medida que más y más personas se pasan a la energía solar independientemente de las acciones de su gobierno, GSC también cubrió la importancia de establecer buenos estándares en todo el mundo ya hoy para la adquisición de componentes solares, para evitar terminar con grandes cantidades de desechos insostenibles. Esto es relevante tanto para la energía solar fotovoltaica a gran escala como para la descentralizada/fuera de la red. Esto es especialmente importante para los países en desarrollo, donde la gente tiende a comprar productos baratos y donde los programas de capacitación adecuados son costosos. En su último evento en la COP27, en el Día de las Soluciones, GSC invitó a miembros del Comité Técnico de GSC y expertos internacionales para hablar sobre soluciones para el despliegue solar de alta calidad y difundir buenas prácticas para evitar problemas que ya son conocidos y fácilmente evitables.

Empoderando a los jóvenes con energía solar fotovoltaica

Uno de los aspectos más destacados de la campaña de GSC en la COP27 fue el fuerte vínculo formado con grupos de jóvenes, jóvenes emprendedores y activistas. Licypriya Kangujam de la India, la ONG ucraniana Ecoclub, el grupo de trabajo juvenil de la COP27 y muchos otros han visitado el Pabellón Eólico y Solar para compartir sus experiencias y cómo la energía solar fotovoltaica los está empoderando a ellos y a sus comunidades. Desde mantener la energía y la calefacción en hospitales en zonas de guerra hasta proporcionar electricidad para proyectos e iniciativas innovadores y 100% limpios, varios ejemplos de cómo los jóvenes de todo el mundo de entornos y contextos muy diversos ya están explotando el potencial de la energía solar para cambiar vidas. , liderando el camino hacia un mundo más sostenible e inclusivo. GSC se compromete a ayudarlos a difundir aún más las oportunidades de la energía solar a nivel local.

Una campaña para la acción individual

En la COP27, APVIA lanzó la Plataforma de Compromisos en cooperación con GSC. La plataforma registrará los compromisos de las personas, así como de las empresas solares, desarrolladores, financiadores y comunidades para emprender acciones. El objetivo principal de la iniciativa es animar a la gente a apoyar la carrera colectiva hacia un futuro cero neto y 240 millones de techos solares para 2050, promoviendo la adopción de energía solar fotovoltaica distribuida desde el nivel residencial hasta el industrial. GSC se compromete a ayudar a difundir y extender la campaña desde Asia a nivel mundial.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com