2 de septiembre 2020

A la espera de medidas que dinamicen el mercado EGAL avanza con 300 MW renovables

La empresa colombiana cuenta con siete proyectos en carpeta, todos en el norte del país, y uno de ellos en funcionamiento. Desde el directorio esperan que el Gobierno nacional regularice la congestión de los puntos de conexión.


EGAL es una empresa que se dedica al desarrollo de parques eólicos y solares fotovoltaicos. Está ubicada en Cartagena, Colombia.

Iván Martínez, su presidente, explica que no todos los proyectos que desarrolla la compañía permanecen bajo el control de la empresa, sino que algunos terminan por venderse, de manera total o parcial.

“También acompañamos a terceros que deseen invertir en energías renovables, muy especialmente en la costa Caribe colombiana”, cuenta el ejecutivo a Energía Estratégica. “Los acompañamos en todo el proceso de consecución de predios, conexiones para evacuar, permisos, construcción y PPA”, asegura.

Martínez destaca que en este momento EGAL tiene una carpeta de seis proyectos solares fotovoltaicos y uno eólico, por un total de 300 MW, que se encuentran en distintas etapas de desarrollo.

En Cartagena, la empresa ya tiene operativo un parque solar de 3,6 MW, el primero de la ciudad portuaria. Además, está avanzando con otros dos en predios cercanos, de 9,9 MW cada uno.

Paralelamente, en el Departamento del Atlántico, cuenta con tres parques solares más: uno de 50 MW, otro de 20 MW y uno más de 5 MW. En Galerazamba, la frontera entre el Departamento de Bolivar y el Atlántico, están experimentando con un parque eólico de 200 MW.

“Los proyectos solares estarán en operación entre el 2021 y 2022; y el eólico para 2024”, confía el presidente de EGAL.

Respecto a la central en funcionamiento de 3,6 MW, denominada Parque Solar Bayunca I, Martínez explica que se construyó para venderle la energía a una empresa comercializadora. “Esta tecnología nos permite garantizar precios muy competitivos a plazos de 10, 15 o 20 años; que lo hacen atractivo”, destaca.

Comenta que en las conversaciones que ha tenido con comercializadoras, el plazo que se suele acordar en los contratos de abastecimiento (PPA, por sus siglas en inglés) es a aproximadamente 12 años.

Estos acuerdos son novedosos para el mercado, dado que los clásicos contratos (con centrales térmicas) se suelen cerrar a 3 o 4 años. Las energías renovables vienen a modificar estos esquemas de contratación.

Saturación en la red

El presidente de EGAL destaca el crecimiento que está transitando Colombia en materia de energías renovables, sobre todo proyectos de gran escala. De acuerdo al Informe de Registro de Proyectos de Generación (ver en línea) de la UPME, hasta el último día de julio se registraron 392 proyectos en estado de vigencia por 16.791 MW.

Sin embargo, Martínez advierte que hoy día existen una gran cantidad de emprendimientos presentados en nodos de conexión que terminan por no construirse, quitando posibilidades a aquellos con aspiraciones más concretas.

Para ser específico, el ejecutivo se enfoca sobre el numeral 1.7 del anexo de la Resolución CREG 106 de 2006, que dispone un plazo de 30 días para que las partes firmen el contrato, contados a partir de la «fecha de remisión del concepto por parte de la UPME».

“Adicionalmente, la regulación prevé que los transportadores puedan retirar la capacidad de transporte al promotor cuando este último incumpla el plazo para suscribir el contrato de conexión. El texto de la regulación es el siguiente: ‘El no cumplimiento del plazo para firmar el Contrato de Conexión, por parte del agente que requiere la conexión, no obligará al transportador a mantener la capacidad de transporte asignada y ésta podrá ponerse a disposición de otro solicitante’», indica Martínez.

En ese sentido, explica: “algunos de ellos (empresarios) se han tomado mucho más de 30 días y que nosotros sepamos a ninguno le han retirado la capacidad de transporte”. “Esto es uno de los principales frenos que tienen las energías alternativas en Colombia”, opina el ejecutivo.

Complementariamente, indica que otro inconveniente es que la capacidad de evacuación, que  “es muy limitada, y el gobierno debe decidir si le da prioridad a las térmicas o a las renovables”.

“En este momento no hay prioridades sino todo es con orden de llegada. Desde EGAL creemos que en las zonas con excelente radiación solar, como lo es la costa Caribe colombiana, las limitadas capacidades de evacuación se deben reservar solo para la generación solar. Las térmicas deberían conectarse en zonas con muy bajo recurso eólico o solar”, analiza.

Martínez aclara que estos comentarios fueron relevados al Minsiterio de Minas y Energía y que han tenido buena respuesta por parte de las autoridades, y le consta que están trabajando para resolver estos inconvenientes.

“Tanto el ministro (Diego Mesa), como su viceministro (Miguel Lotero), han mostrado diligencia e interés en impulsar las energías renovables. Algo que todos los desarrolladores en Colombia aplaudimos”, destaca el titular de EGAL.

1 Comentario

  1. Ricardo

    En buena hora se desarrollan proyectos de energías renovables y silenciosas en el Caribe y costa atlántica Colombia.
    Ya que por nuestra posición geográfica brindan todas las condiciones para la evolución y competitividad de estas obras
    Marcando así un paso muy importes en el avance y bienestar de nuestros pueblos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com