El Gobierno de Colombia dio un nuevo paso hacia el desarrollo de la tercera subasta a largo plazo de energías renovables. Esta semana XM (nuevo administrador de este proceso) y FENOGE firmaron un contrato para financiar el despliegue técnico, jurídico y tecnológico requerido para implementar la nueva convocatoria.

En efecto, XM (ver plataforma) dio a conocer el Pliego (ver en línea) de la nueva subasta donde se detallan los aspectos que ya se venían fijando a través de distintas resoluciones expedidas por el Ministerio de Minas y Energía, como que los contratos se celebrarán en pesos colombianos a un plazo de 15 años y que los proyectos adjudicados deberán entregar energía a partir del 1 de enero del 2023.

Este Pliego, preliminar, quedará sometido a consulta pública hasta el 23 de este mes. Así, quedará abierto a comentarios que los distintos actores del mercado pudieran realizarle, los cuales no serán vinculantes pero servirán al Gobierno para introducir cambios, en caso de considerarlo.

De acuerdo al cronograma establecido, el Ministerio de Minas y Energía tendrá tiempo hasta el jueves 29 de este mes para introducir cabios y, un día después, el viernes 30, se publicará el Pliego definitivo.

Si el calendario quedara establecido tal como propone el Pliego provisorio, la entrega de sobres por parte de los oferentes tendría lugar del 3 al 6 de septiembre de este año. Y la adjudicación de proyectos se daría el 26 de octubre. La firma de contratos de abastecimiento de energía (PPA, por sus siglas en inglés) tendría lugar entre el 28 de octubre al 15 de diciembre de este año.

Fuente: XM“La publicación de los prepliegos y condiciones de la subasta es un paso más que nos permitirá seguir consolidando este salto histórico, permitiendo recibir aportes para tener la mayor participación y asignación en la subasta”, resaltó el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa.

De acuerdo a cálculos del Gobierno, teniendo en cuenta las condiciones que impone la nueva subasta, podrían participar proyectos de energías renovables por alrededor de 4,2 GW, buena parte de ellos serían solares fotovoltaicos.

“La transición energética de Colombia es una realidad que se demuestra con hechos. Esta nueva subasta de energías renovables nos permitirá seguir afianzando la diversificación de la matriz eléctrica colombiana, haciéndola más resiliente y limpia, al tiempo que fortalece el liderazgo del país en la incorporación de este tipo de fuentes”, enfatizó Mesa.