Suiza, junto con la Asociación Internacional de Energía Hidroeléctrica (IHA), el Banco Mundial, Noruega y otros países miembros de la IRENA, coorganizó la Sesión Plenaria Ministerial.

La Sesión Plenaria Ministerial permitió un animado debate entre los panelistas de la ONUDI, el Banco Mundial, EDF Hydro y muchos países miembros de la IRENA.

Proporcionó a los ministros y a los principales responsables de la adopción de decisiones del sector privado una mayor comprensión del papel de la energía hidroeléctrica en la transición energética, como medio para aumentar el acceso a la energía y como fuente de flexibilidad, fiabilidad y capacidad de recuperación de los sistemas de energía.

También creó conciencia sobre la necesidad de financiación y la importancia de la modernización de las flotas para asegurar la longevidad de las flotas hidroeléctricas existentes, así como sobre la necesidad de tener en cuenta las medidas de resiliencia climática.

Suiza ha estado abogando durante toda su pertenencia al Consejo de la IRENA para que ésta preste más atención a la energía hidroeléctrica.

Un elemento clave de la sesión plenaria fue la propuesta del Secretario de Estado y Director de la Oficina Federal de Energía de Suiza (SFOE), Benoît Revaz, de establecer un Grupo de Energía Hidroeléctrica de la IRENA. El Grupo deberá velar por la causa de la energía hidroeléctrica en la IRENA. Más de 40 países miembros apoyaron la idea suiza.

Entre los países, Colombia propuso que el trabajo de la IRENA en materia de energía hidroeléctrica se centrara en el diseño de mercados y políticas. Ghana recordó que la energía hidroeléctrica ha sido la base de la industrialización en la mayoría de los países africanos.

La energía hidroeléctrica ha hecho posible la planta de fundición de Ghana por su asequibilidad y fiabilidad.

Noruega mencionó que la energía hidroeléctrica ha sido fundamental para su desarrollo económico y social y que no sólo es un gran activo en el contexto de la mitigación del clima y las energías renovables variables, sino también un importante activo para mitigar las inundaciones.

Costa Rica subrayó que no sólo era importante preservar los recursos hidroeléctricos, sino también asegurar que la tecnología utilizada estuviera actualizada.

Hicieron otras declaraciones de apoyo Bhután, el Canadá, El Salvador, España, los Emiratos Árabes Unidos, los Estados Unidos de América, la India, Indonesia, Marruecos, Mozambique, Nepal, la Agencia Internacional de Energía y otros.