Planos y Planas es una organización sin fines de lucro, orientada a la promoción, uso y apropiación social de las energías renovables en el territorio colombiano.

Según su Director, Josué Palacio, uno de los objetivos que se propone la entidad es “desarrollar una agenda permanente de formación, entrenamiento, investigación e innovación” con respecto a la energía solar dentro de Colombia.

“Somos una organización inteligente, que asiste a sus clientes y les transfiere toda su experiencia garantizándoles el mejor sistema, con los mejores equipos, con el mejor equipos técnico y al mejor precio”, asegura.

En una entrevista para Energía Estratégica Colombia, Palacio opina sobre las políticas de generación distribuida mediante energías renovables que se están desarrollando en Colombia y, particularmente, dentro de la gestión de Iván Duque.

¿Cuántas personas en Colombia no cuentan con provisión de energía de la red convencional?

La pregunta necesita contexto. Se estimada que alrededor de 2 millones de colombianos no cuentan con acceso al suministro eléctrico. Esta exclusión se da en las zonas externas a la región Andina (zona central y que estriba entre los tres ramales que se desprenden de la cadena de los Andes). En la región Pacífica, el factor de exclusión está asociado al ecosistema de pluvisilva y en la Orinoquia, la dispersión de las familias es enorme.

¿Consideran que el Gobierno está tomando cartas en el asunto?

El Gobierno actual está apenas llegando. Lleva 8 meses de administración y aun no hay Plan de Desarrollo aprobado.

Un caso es que pasados 3 meses de su gobierno, el presidente (Iván Duque) ordenó una reforma tributaria que incluía pasar del 5% al 19% de impuestos de importación para vehículos eléctricos. Finalmente su iniciativa no fructificó. Esto dejó un mal sabor, sobre su talante para privilegiar el ingreso de tecnologías limpias o no.

Del Plan de Desarrollo que aún se discute en el Congreso para su aprobación, se sabe que se tiene una meta de pasar de 60 MW a 1.500 MW de capacidad instalada en energías renovables. Seguramente mucha de esa capacidad será eólica, vía subasta y cargo por confiabilidad; dejando un gran interrogante sobre el financiamiento con recursos de la nación de iniciativas pequeñas de autogeneración.

¿Qué opinión le merece al plan ‘Colombia E2: Emprendimiento x Energía’, desarrollado por el Ministerio de Minas y Energía e INNpulsa?

La iniciativa es buena. Invita a las empresas del sector a presentar una propuesta de piloto para familias en La Guajira (región geográfica colombiana con la mayor oferta de irradiación 5,5 kWh/m2), que conjuguen la innovación y la sostenibilidad, frente a un patrón de proyectos que se hicieron «norma» en Colombia.

No obstante, la convocatoria está limitada a presentar innovaciones sostenibles a sistemas patrón en Colombia, con el mismo presupuesto del patrón. Es decir: nos invitan a innovar y garantizar sostenibilidad por 10 años de un sistema patrón que hoy cuesta 6.500 dólares y que tiene sostenibilidad de 3 años; con los mismos 6.500 dólares. Ahí, la convocatoria debe innovarse y permitir que los interesados en desarrollar prototipos y presentarlos a concurso, puedan presentar propuestas que seguro costará más de 6.500 dólares.

Lea también: «Colombia promueve la competencia entre empresas para la provisión de energías renovables en poblados desconectados»

¿Mantienen diálogo con el Gobierno?

El diálogo con los Gobiernos Nacional y locales, se da en las relaciones normales de los procesos de contratación (licitaciones públicas). En tanto, en Colombia existe una Ley de beneficios tributarios para inversiones en energías renovables (Ley 1715), los proyectos que pretendan alcanzar dichos beneficios, deben surtir trámites con instituciones de carácter nacional como la UPME y el ANLA y quizás allí también se dé «diálogo».

En nuestro oficio, como constructores e interventores, tenemos por política la reflexión sobre posibles mejoras a futuro de proyectos de generación solar fotovoltaica. Cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, le hemos hecho saber a funcionarios del Gobierno Nacional nuestras sugerencias de mejora para la estructuración de proyectos similares y futuros.

Con respecto a políticas de generación distribuida mediante fuentes de energías renovables en red (on grid), ¿cómo está funcionando la Resolución Creg030 de 2018? 

La resolución es nueva y no todos los operadores de red tienen disponible los mapas en tiempo real de disponibilidad de la red para inyección de excedentes.

En Planos y Planas consideramos que la expedición de la Resolución 030 pone al país en un sitial de vanguardia, en donde se dictan las instrucciones para que cualquier colombiano se convierta en autogenerador y entregue los excedentes a la red y esta le pague por ellos.

Nosotros pensamos que aún hay timidez de pequeños usuarios para asumir inversiones con retornos de mediano plazo. Así, tomará un par de años el despegue del mercado de los pequeños autogeneradores.

¿Cuáles son los puntos fuertes y cuáles los puntos débiles de la Resolución? 

Es prematuro hablar de las fortalezas y debilidades de la Resolución. Por ahora, los operadores grandes del país ya tienen implementados protocolos virtuales para solicitudes de conexión que resultan simples.

¿Cómo se está trabajando el tema de los incentivos para estimular a usuarios la inyección de energía limpia a la red eléctrica?

Los estímulos prometidos en la Ley 1715 hoy día operan de manera lenta.

Para que un pequeño autogenerador acceda a los beneficios tributarios de la Ley 1715, es necesario que surta cuatro procesos: con UPME, con la Corporación Autónoma de su localidad, con la ANLA y con la DIAN.

Este recorrido puede tomar un año y al final existe la posibilidad de que te sea negada la solicitud. Es torpe que en Colombia uno tenga que demostrar que el panel solar lo utilizará como panel solar. Si la Ley 1715 previó exención de impuestos de IVA y arancel para un panel solar, ¿por qué simplemente no ingresan al país sin IVA ni arancel y con ello el autogenerador se lo compra al distribuidor sin el 19% adicional?