Un decreto enmarcado en un programa de desarrollo entre Estado Nacional y Provincial sería la herramienta elegida por las autoridades para habilitar la construcción de 200 MW adicionales del parque solar.

Con 500 MW, Cauchari ya pasaría a ser la planta más grande de Sudamérica, pero el plan de Jujuy es sumar otros 100 MW, a través de un acuerdo de compra-venta de energía con la distribuidora local Ejesa.

Un decreto es el mecanismo preferido por las autoridades, a raíz que no hay licitación de alta potencia en vista. También de esa manera el Gobierno evita que otras centrales a cargo de privados intenten conseguir ampliaciones.

La Resolución 108, utilizada por la anterior gestión para realizar la firma de contratos PPA directamente con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA), si bien aún sigue vigente, no sería implementada por el Gobierno.

Era la otra opción que se estaba barajando, pero Sebastián Kind, el Subsecretario de Energías Renovables de la Nación, evitó aplicarla. Desde el punto de vista político, bajo la modalidad decreto la responsabilidad pasa a ser directamente del Presidente.

Todavía no hay definiciones en cuanto al precio que pagará Cammesa por los 200 MW adicionales. Lo que está claro es que no sería US$ 60/MWh con una cláusula de ajuste de 1.7%/año, como consiguió Cauchari en la Ronda 1 del Programa RenovAr.

“Sería más alto de los valores obtenidos en Ronda 2 pero más bajo que los de la Ronda 1”, confió una fuente que está al tanto de las conversaciones.

Respecto a la misión a China que tendrá el Gobernador Morales, Jorge Rizzotti, el ministro de Infraestructura, Servicios Públicos, Tierra y Vivienda de Jujuy, explicó: “el objetivo es fortalecer el tema del financiamiento, son reuniones fundamentales para poder continuar con el crecimiento que pretendemos para la planta fotovoltaica de Cauchari”.

Días atrás, el presidente Mauricio Macri respaldó el proyecto públicamente en una conferencia de prensa con Morales. “Vamos por 200 megavatios más”, dijo en Jujuy.

Y agregó que “Cauchari es una de las criaturas que más hemos disfrutado de trabajar con el gobernador. Realmente va a ser impresionante ver más de un millón de paneles a más de 4 mil metros de altura”.

Sobre el proyecto

En 2016, el proyecto “Cauchari” se quedó con los 300 MW de potencia solar fotovoltaica que el Gobierno Nacional puso en juego durante la primera subasta de energías renovables del Programa RenovAr, Ronda 1.

Jemse, la firma que controla el Estado provincial a cargo del emprendimiento, resultó adjudicada comprometiendo el precio más bajo del mercado en ese entonces: US$ 60/MWh con una cláusula de ajuste de 1.7%/año.

En el contrato original, estaba prevista su puesta en marcha para el 15 de mayo de 2018. Sin embargo, luego de algunas discusiones con los funcionarios del área, se postergó la entrada en operación comercial para el 11 de marzo de 2019.

Se eligió esa fecha porque se suponía que estaría operativa la Estación Transformadora (EETT) del Altiplano. Por contrato, Cauchari debe estar en operación comercial el 11 de marzo o un mes después de terminadas las obras eléctricas.

Dado que la obra viene más demorada de lo que se esperaba, la central fotovoltaica recién podrá conectarse al sistema interconectado nacional entre noviembre y diciembre de este año.