Esta semana salió una noticia en el diario español “Expansión”, donde se indicaba que el Gobierno buscaba crear un sistema de cuotas al mercado eléctrico. Con esto intentarían proteger activos como los recursos renovables, consigna el medio.

La noticia fue compartida por Rocío Nahle, Secretaria de Energía de México, a través de su cuenta de Twitter. Allí la funcionaria comparaba esta información con reforma eléctrica que presentó Andrés Manuel López Obrador.

La publicación hacía mención a la votación en el congreso el mes pasado, donde el proyecto de reforma fue rechazado.

“En México el Presidente propuso una iniciativa para asegurar la generación de electricidad mayoritario de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la oposición no la aprobó”, criticó Nahle.

El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) presentó en febrero de 2021 un proyecto de reforma eléctrica, su principal objetivo era “fortalecer” a la CFE, ya que sería la encargada de producir y despachar, al menos, el 54% de la energía que se genere en el país.

Allí se le daba prioridad de despacho eléctrico a las centrales hidroeléctricas y termoeléctricas, nucleares, geotérmicas y de ciclo combinado de CFE por sobre las centrales de plantas eólicas y solares de privados.

La situación tuvo muchas idas y vueltas, incluyendo un recurso de inconstitucionalidad que fue descartado por la Suprema Corte de México.

Finalmente la reforma llegó al congreso a mediados de abril, pero no consiguió los dos tercios requeridos para su aprobación, finalizando con 275 votos a favor y 233 en contra.

Ésta fue la primera vez que un proyecto presentado por el poder ejecutivo de México era rechazado en la Cámara de Diputados.