07 de noviembre de 2018

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Una publicación de la Agencia de Energía (EIA) de Estados Unidos muestra que la eficiencia energética trae grandes ventajas medioambientales

"EIA ha calculado que las emisiones de CO2 del sector de energía eléctrica totalizaron 1.744 millones de toneladas métricas (MMmt) en 2017, el nivel más bajo desde 1987" en Estados Unidos. Una traducción realizada por Ovidio Holzer, especialista en energía.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector de la energía eléctrica en los Estados Unidos han disminuido un 28% desde 2005 debido al crecimiento más lento de la demanda de electricidad y los cambios en las fuentes utilizadas para generar electricidad. Ambos factores (menor crecimiento de la demanda de electricidad y cambios en las fuentes de generación) han representado porcentajes casi iguales en la reducción de las emisiones de CO2 en el sector eléctrico de los Estados Unidos.

En los Estados Unidos, la mayoría de los cambios en las emisiones de CO2 relacionadas con la energía se han producido en el sector eléctrico. Desde 2005, mientras que las emisiones de CO2 del sector eléctrico cayeron un 28%, las emisiones de CO2 de todos los demás sectores energéticos cayeron solo un 5%. EIA ha calculado que las emisiones de CO2 del sector de energía eléctrica totalizaron 1.744 millones de toneladas métricas (MMmt) en 2017, el nivel más bajo desde 1987.

Fuente: https://www.eia.gov/todayinenergy/detail.php?id=37392

La demanda de electricidad en los Estados Unidos ha disminuido en 6 de los últimos 10 años, ya que la demanda industrial ha disminuido y la demanda residencial y comercial se ha mantenido relativamente estable. Si la demanda de electricidad hubiera continuado aumentando a una tasa promedio de 1,9% por año de 1996 a 2005 en lugar de su tasa promedio real de – 0,1%, las emisiones de CO2 del sector eléctrico de EE.UU. en 2017 habrían sido aproximadamente 654 MMmt mayores que los niveles reales de 2017. Si la combinación de fuentes utilizadas para generar electricidad también se hubiera mantenido igual desde 2005, las emisiones de CO2 del sector eléctrico de los Estados Unidos habrían sido de otras 645 MMt mayores que en 2017.

El sector eléctrico se ha vuelto menos intensivo en carbono, ya que la generación a gas natural desplazó a la generación a carbón y al petróleo y las fuentes de electricidad que no emiten CO2, especialmente las renovables, como la eólica y la solar, han crecido. La sustitución del gas natural por otros combustibles fósiles ha sido impulsada en gran medida por el mercado, ya que los abundantes suministros de gas natural de menor precio y la relativa facilidad de agregar capacidad de gas natural le han permitido aumentar la participación en la generación de energía eléctrica en muchos mercados. En 2016, la generación de gas natural superó al carbón como la mayor fuente de generación de electricidad.

Los aumentos, desde 2005, en la generación de electricidad a partir de fuentes de energía que no emiten CO2 también tuvieron un efecto en la disminución de las emisiones de la generación eléctrica. Este crecimiento ha sido impulsado en gran medida por las políticas estatales y los incentivos fiscales federales que fomentaron la adopción de energías renovables. En 2005, las fuentes que no emiten CO2 representaban el 28% de la matriz eléctrica de los Estados Unidos. Para 2017, esa participación había crecido a 38%. Casi todo este crecimiento se produjo en las energías renovables, incluidas la eólica y la solar, ya que las participaciones de otras fuentes que no emiten CO2, como la nuclear y la hidroelectricidad, se mantuvieron relativamente estables.

Fuente: https://www.eia.gov/todayinenergy/detail.php?id=37392

Fuente: http://www.economiadelaenergia.com.ar/una-publicacion-de-la-agencia-de-energia-eia-de-estados-unidos-muestra-que-la-eficiencia-energetica-trae-grandes-ventajas-medioambientales/

Dejanos tu comentario sobre este artículo