07 de noviembre de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Talesun fija nuevos objetivos comerciales en Argentina: sus números para distribuida, mercado a término y subastas

Alex Feitosa, Director para Sudamérica de Talesun, una de las compañías fabricantes top 10 del mundo, cuenta sobre los desafíos actuales de Cauchari, el mega parque solar de Jujuy y los objetivos de la empresa de cara al 2020. Por otra parte, descarta la posibilidad de que la empresa china se asiente en el país a fabricar paneles. Sus argumentos.

Talesun Solar es una empresa fabricante de origen chino que, según Alex Feitosa, su Director para Sudamérica, es la 8 compañía que más produce a nivel mundial.

El empresario cuenta que Talesun tiene una capacidad de fabricación de células fotovoltaicas de 4.000 MW y 5.000 MW de paneles por año.

Actualmente la empresa está proveyendo de módulos al mega parque jujeño Cauchari, de 300 MW, cuyo primer embarque de 42 contenedores arribó al puerto de Mejillones (Chile) a fines de agosto. En total, se esperan 2.618 contenedores serán enviados desde los puertos de Shanghai y Shenzhen, en China, todos producidos por esta empresa china. El parque entraría en funcionamiento en marzo del 2019.

En una entrevista para Energía Estratégica, Feitosa comenta cuáles son los desafíos de mercado que encuentra, qué objetivos tiene la empresa para con Argentina y explica por qué no se instalarían en el país a fabricar paneles solares.

¿Qué desafíos presenta la provisión de equipamiento para el parque solar de 300 MW?

El desafío más grande que se presenta hoy es la suba del dólar, qué es un problema que suele suceder con las devaluaciones.

En Brasil, por ejemplo, en los últimos cinco meses no hemos vendido paneles porque el dólar ha aumentado mucho y varios clientes han desistido de sus proyectos porque no cierran los números. Hoy los paneles fotovoltaicos son un commodity y se mueven al ritmo del dólar.

El desarrollo para grandes parques siempre pasa por la financiación y hoy es un tema complejo.

Lo bueno de la Argentina es que tiene un buen marco regulatorio y además está en su primera ola de desarrollo de proyectos.

Esperamos que Argentina atraviese exitosamente su presente financiero y continúe desarrollando a las energías renovables, porque el mercado es interesantísimo, el segundo de Sudamérica.

Y además de Cauchari, ¿están dialogando con otros inversores?

Sí, estamos dialogando con algunas empresas más, pero lo cierto es que, más allá que desarrollaremos un parque de 300 MW, todavía no nos hemos asentado fuertemente en el mercado argentino. Pero nuestro objetivo es profundizar las relaciones comerciales con partner en Argentina.

Pero empezar con un parque de 300 megas no está mal, ¿no?

Sí, es muy bueno. Según la información que tenemos es el parque más grande de Sudamérica bajo el mismo NIF (Número de identificación fiscal). Por ejemplo, Enel tiene en Brasil un parque de 800 megas, pero se desarrolló con distintas sociedades. En este caso, la que desarrolla los 300 megas, es la misma empresa.

Por otra parte, ¿cree que la generación distribuida va a abrir un mercado interesante?

Sí. En Brasil funciona muy bien y creemos que en la Argentina también será así.

¿Se están proponiendo algún objetivo de Mercado?

Para generación distribuida nos proponemos entre 20 y 30 MW. Además, otros 40 MW para PPAs. Estas metas con objetivos al 2020, porque ahora estamos muy abocados al parque solar de Jujuy.

Por último, hay muchas empresas internacionales, sobre todo del rubro eólico, que pretenden instalarse a fabricar en el país. Esto permite beneficios fiscales a los inversores, por incorporar productos nacionales. ¿Piensan instalarse acá?

No. No sólo no pensamos sino que no va a pasar porque no lo vemos viable. Las fábricas de Talesun en China tienen 4.000 empleados, más grande que una fábrica automóviles.

El beneficio que le queda a la generalidad de las fábricas chinas es del 6%, una de las respuestas de porque están tan baratos los paneles.

Es decir, por ejemplo, Talesun tiene una facturación anual de 4 mil millones de dólares, de esa suma la facturación neta es un 6%. Entonces, el argentino o el brasilero que pretende fabricar y competir con China no lo va a lograr por precio ni tecnología, porque son fábricas que están y continúan desarrollándose periódicamente.

En cambio, en el sector eólico puedo entenderse ese fenómeno, porque su fabricación es un tanto más sencilla que la solar fotovoltaica.

Dejanos tu comentario sobre este artículo