27 de septiembre de 2016

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @GastonFenes

Sergio Berensztein sobre las energías renovables: “es una de las áreas donde más inversión habrá en el país”

El consultor y Licenciado en Ciencias Políticas destacó en una entrevista para energiaestratégica.com el interés que despertó la licitación por 1.000 MW que lanzó el Gobierno Nacional para el desarrollo las energías limpias. ¿Cuáles fueron las inquietudes de los inversores?

El politólogo que juega de “primer ministro” en el programa que conduce Alejandro Fantino, Animales Sueltos, recibió numerosas consultas por parte de fondos de inversión y desarrolladores de energías renovables interesados en presentar ofertas en la subasta que lanzó el Ministerio de Energía y Minería que dirige Juan José Aranguren.

Berensztein cuenta que se empezó a interesar en el tema hace años, luego de vivir en varios países desarrollados de Europa y en Estados Unidos, donde el mercado crece a buen ritmo. “Las oportunidades de esta industria son infinitas”, destaca. Y entiende que Argentina presenta las condiciones para su desarrollo.

De hecho, las ofertas por más de 6.300 MW de potencia recibidas el 5 de septiembre son para el analista un signo de confianza sobre Argentina y para el largo plazo, considerando que los proyectos de parques eólicos y solares se planifican con un horizonte de 20 años. “La reacción del mercado fue espectacular”, valoró. Sobre todo en lo que respecta a energía eólica y solar.

Por lo que observa de los funcionarios, Berensztein asegura que el sector de las energías limpias ocupa un lugar central en la agenda de Gobierno: “es uno de los segmentos donde hay mayor interés porque Argentina finalmente tiene una regulación percibida como buena por la industria, y el decreto regulatorio (de la Ley 27.191) ayudó en este sentido”. Y resalta que “hay una suerte de consenso que es una de las áreas donde más inversión habrá en el país”.

Lea también: «Apertura de sobres: se ofertaron 6.366 MW en la licitación de energías renovables»

En base a esta primera experiencia de licitación, Berensztein espera un interés incluso mayor para la Ronda 2 del Programa “RenovAr”: “en la segunda subasta va a haber más ofertas, en la medida que no haya ningún desastre. Si fuera mañana debería tener mucha más gente que la anterior, o nueva gente, que no entraron en este primer llamado”.

En su estudio recibió consultas acerca del marco regulatorio, la situación institucional a nivel país y sobre la estabilidad de las reglas del juego en el mediano plazo. Frente a estos temas, cuenta haber respondido con su verdad: “A la gente que nos consultó siempre les dije: este es un país complicado, va a haber movilizaciones y con un camino difícil para el desarrollo; no es sencillo y pavimentado; en ningún lado hay inflación; son cosas raras”.

Y explica: “nosotros lo que hacemos en mi consultora es crear una red; ayudamos a entender el clima de negocios, el mapa de actores; a los socios estratégicos que están afuera asesoramos a navegar la gestión local, provincial, la cuestión sindical, hacemos un trabajo de factibilidad previo, y luego las empresas buscan asesoramiento para tener solidez reputacional”.

5 Comentarios

  1. Avatar Ing. J.I.P.González dice:

    Concuerdo con que la Argentina tiene una excelente oportunidad con el desarrollo de las energías renovables.

    Lo tiene, porque tiene un potencial enorme, tanto en energía eólica, como solar o biocombustibles.

    Somos un país extenso. Nos superan solo Rusia, China, Canadá, Estados Unidos, Australia, Brasil y La India. De todos esos países solo Australia tiene menos habitantes que nosotros. Tenemos baja densidad de población. Tenemos una zona de fuertes vientos y muy constantes en zonas despobladas de nuestro sur y varias zonas de nuestro interior. En nuestro sur, tenemos zonas de muy baja densidad de población, y donde la actividad petrolera es la más importante.

    También es una zona de grandes diques y buenos reservorios para acumulación. Con una densidad de población muy baja, y donde los impactos ambientales serán mínimos. Los grandes vientos nos permiten reducir las inversiones por MW-h generado.

    Hago estas aclaraciones para indicar que creo en estos desarrollos, que por otro lado, remplazaran al petróleo cuando este empiece a declinar, y remplazarán una actividad económica importante para las provincias patagónicas, con otra del mismo tipo (producción de energía), y con un horizonte temporal ilimitado.

    Pero quiero insistir con el tema de acumulación de energía. Ni nuestro sistema eléctrico, ni ningún sistema eléctrico admite el agregado de grandes cantidades de energía que no sigan rigurosamente la demanda.

    Esto solo se puede hacer con energías renovables acumulándola. El único gran acumulador de energía hasta el momento desarrollado, es la acumulación en reservorios de agua.

    Se piensa y probablemente algo se hará, en la utilización de hidrógeno como acumulador. Dejando de lado los problemas técnicos que hay que resolver aún, dejando de lado los costos de la tecnologías que hay que involucrar, el rendimiento de esta forma de acumulación y su posterior uso, difícilmente supere la mitad que el que se lograría con reservorios de agua, que por otro lado, en el sur argentino ya existen y serían aprovechables con bajas inversiones.

    Y desde ya, aún con las redes en mejor estado que las nuestras, no podríamos introducir en el sistema eléctrico 6300 MW de energías renovables, si esa cantidad fuera aprobada.

    Es probable que esta insistencia sea molesta. Es probable que se considere que hay otras soluciones más económicas. España y Alemania respaldan sus fuentes de energía renovable con centrales térmicas. España ha crecido en centrales térmicas de ciclo combinado al mismo ritmo que con las energías eólica y solar. La ventaja de la energía térmica, es que dosificable de acuerdo a la demanda.

    El sistema eléctrico no admite variaciones abruptas de más del 5% de la generación si no se corrige el desfasaje entre oferta y demanda en menos de 30”.

    Estas variaciones los sistemas actuales las resuelven. Pero si la generación eólica o solar supera un 15% las variaciones pueden ser mayores. Sin usar acumulación, para corregir el desfasaje entre oferta y demanda es necesario tener respaldo de centrales térmicas en funcionamiento a baja potencia.

    Más allá del bajísimo rendimiento del combustible en este caso, hay un bajísimo rendimiento de la inversión, que termina convirtiéndola en mucho más costosa que los sistemas de acumulación.

    Seguir en esta dirección es seguir una vía muerta. Esto no es una cuestión de desarrollo tecnológico. Es una cuestión de leyes físicas.

    Saludos

  2. Avatar Jorge Sáenz dice:

    Estimado Ing. González
    La demanda de Uruguay es de unos 2200 MW y sin embargo ya nos supera con creces con su generación eólica:unos 700 MW y va por más.Nosotros tenemos menos de 200 MW, Además genera con Hidroelectricidad y biomasa. España tiene 20 GW entre eólica y FV, o sea el 50% de su demanda y la compensa con interconexiones con Francia, con Ciclos combinados y/o hidráulicas. Es obvio que las generaciones FV y las eólicas son variables por lo que hay que tener mecanismos para cubrir los valles de esa generación. Pero no debemos olvidar que Argentina tiene excelentes especialistas en CAMMESA y con muchos años de experiencia en manejar el SIN (Sist. Interconectado Nacional) y ellos son los que analizan desde hace muchos años las posibilidades de inserción de todas los tipos de generaciones y dirán cuantos son los máximos admisibles sin peligro de colapsos o blakouts. Por ello debemos usar todas las posibles fuentes no contaminantes, aprovechándolas al máximo y usar las que contaminen sólo cuando no podemos sustituirlas. Más allá de lo dicho es muy auspicioso que se haya lanzado un plan como el actual y que abarque no solo la Patagonia sino también otras regiones del país. Saludos

  3. Avatar roque pedace dice:

    Berensztein en el programa de television citado ha sostenido recientemente que las fuentes renovables no pueden reemplazar las fosiles.Sin mebargo eso es excatmente lo que estan haciendo en todos los paises donde se expanden como el mismo menciona en esta nota.
    La idea del comentarista anterior sobre las dificultades crecientes en funcion de la penetracion de fuentes no despachables por encima del 15% tampoco tiene base empirica concluyente.En primer lugar porque depende del sistema electrico en su conjunto la capacidad de balancear las variaciones de generacion y del ajuste a la curva de demanda. En segundo lugar porque dependera de las capacidades existentes o a desarrollar: la del sistema de almacenar y despachar energia, la de intercambiar merced a la interconexion con otros sistemas electricos y la de generar de la manera mas eficiente con vectores bioenergeticos .Por ultimo es necesario disponer de un modelo meteorologico capaz de dar cuenta de las complementariedades de los distintos regimenes eolico y solar del territorio para orientar las instalaciones de modo de minimizar la necesidad de respaldo termico o de otra indole.
    Es de todos modos cierto que la reduccion de costos de las formas de almacenamiento y del manejo inteligente de demanda que ya esta ocurriendo permite ser optimista en cuanto al rol que ha de jugar en la transicion hacia un sistema 100 % renovable.

  4. Avatar Ing. J.I.P.González dice:

    Estimado Jorge Sáenz:

    El caso de Uruguay es especial. Aunque la generación eólica «instalada», representa el 30% aproximadamente del total de capacidad instalada, tiene la ventaja de que tienen acumulación, porque una parte muy importante de su energía eléctrica es hidroeléctrica.

    Justamente la energía hidroeléctrica utilizando diques, permite acumular energía y usar mucha más energía eólica o solar. Además la energía hidráulica tiene la ventaja de tener un arranque rápido y puede ser respaldo de la energía eólica.

    O sea que no solo Uruguay tiene acumulación, sino que tiene la fuente de respaldo. No es el caso de la Argentina.

    Y por último Uruguay está interconectado con Argentina a través de Salto Grande. Y Salto grande solo representa el 80% de la energía de Uruguay y esto le provee estabilidad al sistema eléctrico uruguayo.

    Con respecto a Cammesa, no tengo dudas de que tiene gente capaz de resolver muchos problemas técnicos. Esto no es un problema de capacidad técnica.

    Es un problema físico que tiene que ver con la relación que hay entre la energía rotante acumulada en todo la maquinaria de generación y el cambio máximo que producen los aerogeneradores en el suministro de energía. También tiene que ver con la disponibilidad de redes para transportar energía a los lugares faltantes.

    Por no tener en cuenta fundamentalmente el almacenamiento, España tiene el respaldo apoyado en Centrales de Ciclo Combinado, que están trabajando con factores de planta del orden del 10%. Y tiene una potencia pico instalada que casi triplica el máximo pico de demanda.

    Nosotros ni siquiera tenemos la posibilidad de abastecer los picos de demanda sin ayuda de los países vecinos.

    De ninguna manera pienso que sean problemas que no se puedan resolver. Estoy diciendo que hay que tenerlos en cuenta porque si no los resolvemos nos encontraremos con una barrera que nos impedirá seguir creciendo en energías renovables.

    Todavía no hemos llegado a esa situación.

    Pero podemos llegar muy rápidamente, porque aunque la licitación es por 1000 MW, la oferta es por 6300, y de ninguna manera podríamos manejar esa potencia si no acumulamos en primer lugar, y esto de forma excluyente. Además deberíamos poner energía de respaldo a partir de la acumulación y deberíamos mejorar mucho las redes de transporte para poder compensar los valles o picos de generación inestable de origen eólico y solar.

    Saludos

  5. Avatar Ing. J.I.P.González dice:

    Estimado Roque Pedace:

    Lo que ha sostenido Sergio Berensztein en el programa de televisión no es que las renovables no puedan remplazar a las fósiles, sino que tendremos que usar las fósiles por mucho tiempo.

    Si bien está creciendo la instalación de energías renovables en particular las de origen eólico y solar, esto no cambia el hecho de que hasta que estas puedan hacer el remplazo, tendremos que usar energías fósiles.

    En primer lugar en lo único que tienen algún impacto las energías renovables, es en el remplazo de los combustibles fósiles para generar energía eléctrica.

    Este avance es aún pequeño. La mayor parte de la energía eléctrica en el mundo es de origen fósil, fundamentalmente carbón. Argentina es uno de los pocos países del mundo que tiene un perfil de consumo de gas tan alto en forma relativa a su consumo total de energía primaria para generar energía eléctrica. Y es importante tener en cuenta, que solo el 30% de la energía primaria se usa para generar energía eléctrica.

    El resto de los usos hay que resolverlos. En autos hay algunas soluciones con potencial. Probablemente los autos empiecen a ser crecientemente híbridos y eléctricos.

    En el transporte pesado en camiones hay algunos experimentos que tal vez tengan validez en países de alta densidad de población y alto PBI por habitante, pero no son generalizables a todo el mundo, y no está siquiera probado que vayan a ser soluciones en los países donde se están realizando las pruebas.

    En la producción agropecuaria todavía no se está pensando en ninguna solución. Tampoco en el transporte aéreo.

    Lo del 15% es un número estimado. La mayoría no llega siquiera a ese nivel de participación. Si hablamos de diques, perfectamente pueden ser el 100% de la generación eléctrica. Pero no si hablamos de energía eólica y solar.

    Los datos que se presentan a veces sobre que indican que por momentos la generación eólica ha aportado el 70% o más del consumo total de energía eléctrica en algún país, obvian aclarar que se hizo al costo de tener decenas de centrales térmicas quemando combustible con rendimientos malísimos, para respaldar a la energía eólica.

    Que tenían cierta capacidad de almacenamiento como es el caso de España.

    Que tenían redes de transporte para llevar energía de otras fuentes, y tenían esas fuentes.

    Que estaban unidos a sistemas interconectados de otros países que aportaban energía y fundamentalmente inercia a los sistemas de transporte y distribución para absorber las variaciones bruscas de generación que producían esas fuentes altamente variables. Porque lo que se ve más afectado en cambios bruscos es la estabilidad.

    Creo que en el futuro todos estos problemas se van a resolver. Pero no están resueltos hoy.

    Las otras fuentes de energía primaria usada para generar energía eléctrica, son la energía nuclear y las renovables, pero muy por detrás de las fósiles. Dentro de las renovables, fundamentalmente hidráulica, eólica y solar.

    Fuera de la incipiente, aunque creciente penetración de las energías renovables en generación eléctrica, todavía no hay nada importante en cuanto al transporte y otros usos de los combustibles fósiles.

    Con respecto a que la posibilidad de inyectar más energía depende de la capacidad del sistema de balancear las variaciones no tengo dudas. Justamente porque creo en eso es que hablo de llegar al 15%. Pero si lo queremos superar tendremos que almacenar en diferentes lugares del sistema.

    Con respecto a los vectores bioenergéticos. Es claro que la utilización de bioenergía entra en competencia con la producción de alimentos. No obstante, seguramente tiene y tendrá alguna participación en la generación total. Pero es bueno recordar que utilizamos aproximadamente 12.000 millones de toneladas equivalentes de petróleo anuales entre todas las formas de energía.

    Cerca del 90% de esa energía es origen fósil en cualquiera de sus formas. La producción de alimentos es de aproximadamente 3.500 millones de toneladas anuales, y eso equivale a unos 1700 millones de toneladas de petróleo.

    Quiere decir, que aun usando toda la energía de los alimentos no llegaríamos al 15% de la energía que necesitamos en el mundo.

    Quiero el desarrollo de las energías renovables y creo que es posible hacerlo. Creo que nuestro país tiene posibilidades enormes.

    Eso no significa que subestime los problemas que hay que resolver.

    Saludos

Dejanos tu comentario sobre este artículo