14 de noviembre de 2018

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @GastonFenes

Rivera Prudencio de San Juan, critico con la generación distribuida: “no es competitiva”

El titular del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) de San Juan, Jorge Rivera Prudencio, analizó en una entrevista exclusiva para Energía Estratégica su posición respecto a la normativa que regula la inyección de energía renovable a la red de distribución.

¿Qué análisis hace de la reglamentación de la Ley nacional de Generación Distribuida? 

En principio, nosotros ya contamos con una reglamentación de nuestra Ley provincial de Generación Distribuida. En nuestro caso, no podíamos esperar la reglamentación nacional dado que había interesados en saber cómo entrar en la red.

¿Y qué valoración hace?

Nuestra opinión general es bastante simple: aún no es competitiva. Si uno parte de la base que es potencia y energía intermitente, entonces hay que construir redes y se tienen que pagar. Se da la situación de que, si uno compara colocar los paneles en forma distribuida y colocar paneles en un parque solar, este último es más barato. Y hay que construir redes en ambos casos. Entonces desde ese punto indico que aún no es competitiva la generación distribuida. A esto se sumó un tema muy delicado que es el de los subsidios cruzados. Se pretende estimular a los residenciales para entrar como productores con paneles fotovoltaicos y que no se hagan cargo de la red.

¿El uso de la red debería pagarse?

En los cuadros tarifarios de todo el país, los usuarios residenciales si no superan cierto valor de potencia tienen parte del Valor Agregado de Distribución (VAD) energizado. En tanto, si en una localidad chica, por ejemplo, hay tres consumidores grandes y el resto son pequeños, y todos los pequeños colocan paneles en los techos y no pagan VAD, todo el VAD va a las 3 PyMEs y la distribuidora se ve perjudicada, porque las PyMEs no van a pagar más. Van a pagar lo que les corresponde pagar porque ellos tienen un cargo fijo por potencia (no tienen cargo fijo energizado).

Entonces… ¿cómo se debería regular? 

Se debe tener igual tratamiento para todos. Quien se conecta a la red, con o sin paneles solares, debe pagar el cargo del VAD. De ese modo, se tendría que tener medidores separados.

Alguien podría criticar su postura: si se carga al usuario van a disminuir las conexiones con generación distribuida… 

Si alguien no se conecta, es porque no es competitivo. Si lo fuera, la regulación terminaría siendo marginal.

¿Por qué no es competitivo? 

Porque cuesta mucho comparado con grandes instalaciones en parque solares. Siempre va a ser más barato generar en grandes parques e inyectar a las redes de distribución, porqué igual hay que construirlas.  Al que viene a hablarme de generación distribuida le pido que me explique cuál es la ventaja. Aún hay que construir redes. Otro tema que hay que solucionar es que no haya subsidios. Y se pueden resolver, lo sabemos porque ya lo hemos visto en la reglamentación provincial y se resuelve a través de medidores separados.

¿Es necesario dos medidores?

Con uno de los medidores se ve cómo afecta a la red y con el otro medidor se mide lo que inyecta. Entonces participan del VAD como cualquier otro usuario que provoca desarrollo de la red y ahorra algo en la energía. Yo creo que no va a funcionar aún porque todavía no es competitiva, es simple.

¿Por qué el resto del mundo avanza en esta dirección?

Traer ejemplos de otros países sin explicarlo y aplicarlo a este país no es un gran aporte. Alemania, por ejemplo, se vio obligada abandonar su plan nuclear en el 1968 y como compensación desarrolló energías renovables. Y si bien va a desmantelar las centrales nucleares que quedan allí, no va a hacer otra cosa que seguir haciendo lo que ya hacía hasta ahora y comprar la energía nuclear de centrales que están instaladas en otro país; hasta ahora la producía Francia, y en unos 10 años estarán en Polonia o en Ucrania.

Además, de la razón política, hay una razón de contexto geográfico. Los alemanes no tienen sol, por eso lo tienen que repartir. Acá tenemos la zona del Cuyo, del NOA…no debería ser necesario subsidiar.

¿Qué actitud va a tomar San Juan respecto a la normativa nacional? 

A ver, hay una resolución del EPRE consentida por todos. Es un acto administrativo. Inclusive no fue impugnada legalmente en forma oportuna, por lo que se tiene que aplicar. Veamos lo siguiente, la provincia de San Juan y nosotros como el EPRE estamos viendo cómo se podría hacer para que algunos usuarios de mediano porte entren a generar solar para evitar los altísimos precios del mercado eléctrico mayorista. En ese sentido, San Juan puso a disposición una ley para quienes quieran hacer mejoras en sus pequeñas industrias, entre otros incluyendo generación solar, cuenten con $1.000 millones de certificados fiscales transferibles. Hemos estudiado varios casos y no da aun subsidiando la mitad de la instalación. No cierran los números.

Esto no es un problema de que uno quiera y otro no quiera. Un ejemplo con los parques solares que ha sido determinante es la participación de los chinos en la industria, porque bajaron los precios de los paneles de una manera que hicieron competitiva la tecnología.

Hasta hace unos años sólo la generación eólica podía competir y solar no porque costaba US$500 el MW/h hace 10 años; hoy, solar vale US$40 el MW/h.

La implantación de una tecnología viene asociada con el precio, salvo que hayan razones distintas como el caso de Alemania o Estados Unidos. En este último caso, ese país debe tener por seguridad la energía lo más distribuida que pueda, porque llega un 11 de septiembre y vuelan tres centrales importantes de la red. Es otra razón y no la misma razón que la nuestra.

¿Entonces?

Nosotros tenemos un excelente recurso solar y de viento para hacer grandes parques y entrar a la red. Mientras eso sea lo más conveniente, está bien que exista gente que, porque pueda económicamente y quiera, conecte paneles en sus techos e inyecte a la red, pero no le tiene que hacer pagar al que no entra.

7 Comentarios

  1. Tomás dice:

    La generación distribuida presenta algunas ventajas que el entrevistado pasa por alto:

    – Hasta cierto punto, aliviana la carga de las redes, generando en las horas de más calor que es donde se prenden los A/C
    – Tiene un efecto ambiental positivo, al colocar el panel en un lugar que por lo general ya estaba cubierto
    – Al ser una sombra más, mejora la aislación térmica de las viviendas
    – Da más seguridad a la red como menciona sobre el final
    – Brinda un terreno fértil para instaladores y pequeñas empresas

    Estas razones en algún punto deberían justificar alguna ventaja económica

  2. Fabrizio Santilli dice:

    La red de distribución tendría que ser adecuada con elementos de protección para poder tener generacion distribuida, pero no hay que construir más redes ni ampliar su capacidad ya que la misma generación distribuida ayuda a descongestionarla, es decir, ocurre todo lo contrario. No es necesaria una ampliación de la red ni siquiera en el peor de los escenarios (dia soleado sin consumo y plena inyección) si no se instala más potencia en paneles que la potencia del suministro de cada hogar. Esto ya está reglamentado así, al menos en Mendoza, y si uno quiere instalar más potencia que la de su suministro, se debe hacer cargo de los costos de ampliación de la red (no le traslada costos a los demás como dice Prudencio).
    Otra ventaja importante que no está teniendo en cuenta es que el 14% de la energía generada en Argentina se pierde en las líneas de transporte y distribución. Pequeño punto a considerar para sentarse a hablar de las ventajas de la generación distribuida en un país con amplia superficie y centros de consumo esparcidos.

  3. Carlos Spina dice:

    1)El presidente del EPRE no parece ser el defensor de los usuarios si no de la Distribuidora, se preocupa por las pérdidas del VAD por la energía no facturada.
    2)No se ocupa del ahorro que obtendrá el usuario al no abonar el costo de las ineficiencias y sobre facturación de los gastos de la Distribuidora que convalida la tarifa que aprueba el EPRE.
    3)La Distribuidora deja deja de pagar cargos por la energía distribuida generada y por las pérdidas en su propia red y centros de transformación.
    4)Instalando dos medidores se puede controlar la energía ingresada a la red pudiendo percibir la Distribuidora un cargo por FTT y el usuario no paga que autogenera.
    Se puede seguir analizando otras opciones y no reducir la generación renovable solo a los grandes inversores.

  4. Cristian Pablo Rosas dice:

    Soy sanjuanino y por supuesto me gustaría hablar con el señor Dr. Ing. Rivera Prudencio, veo que esta en contra de la energía distribuida donde nuestro gobernador tanto apuesta hasta con una fabrica de paneles que se esta construyendo y con lineas de financiamiento para energia renovable como el FONDEFIN , lo tendría que asesorar Rivera al gobernador que estos emprendimientos no sirven o también a los alemanes o a los chinos también, o si nos vamos a nuestros vecinos mendosinos que lo tiene ya hace 3 o los santafesinos 5 años.
    Por supuesto que me preocupa, ya que tiene un puesto clave que nos va a hacer muy complicado habilitar la inyección a la red publica a todas las empresas que quieran proveer plantas fotovoltaicas para empresas o particulares.
    Noto muchos términos que voy a tener que leer mucho ya que no lo entiendo a que se refiere en todos sus conceptos, si es clara su posición eso si es seguro otra cosa es seguro que su puesto es publico y que debe defender los intereses de los sanjuaninos quieran ahorrar en primer lugar y también cuidar el medio ambiente y no los intereses de la empresa distribuidora que es privada que estos tienen sus departamento legal bien constituido. Me merece todo el respeto pero debe EPRE SAN JUAN llamar a empresas y particulares a discutir todo lo referido a la ley 27424.
    Tengo el deseo y esperanza que podamos llevar adelante energia limpia en San Juan….

  5. Mario Pierantonelli dice:

    Curiosos comentarios para un representante del pueblo en un ente regulador, pasa por alto todas las ventajas de la generación distribuida domiciliaria, que ya se han enumerado en los comentarios anteriores y agrega algunas desventajas inexistentes ,como la necesidad de ampliar las redes.
    Pasa lo mismo en otras provincias.
    Para analizar.

  6. Jorge R. dice:

    Estimados todos. Se desprende de sus comentarios que no saben «NADA» de distribución de energía eléctrica. Si bien el Ing. Prudencio Rivera señaló expresamente que la Pcia. de San Juan, ya tenía su reglamentación para la generación distruida de energía renovable, ninguno de Uds. Se habría percatado de ello.
    Por otro lado, si bien la generación fotovoltaica domiciliaria es una realidad, lo que se debe ver también es que, de noche, no funciona y, para poder abastecer la demanda en esas horas, se sigue requiriendo la existencia de la red de distribución que, con el crecimiento de dicha demanda, también se deberá expandir.
    Asimismo, aún cuando los usuarios generadores inyecten energía sobrante a la red, esa misma energía no va a poder ser amacenada (por lo menos, hasta ahora no hay equipamiento lo suficientemente económico y eficiente que lo permita a costos razonables).
    En consecuencia, cuando se llegue a las horas nocturnas se deberá hacer entrar en servicio otras unidades generadoras para poder suministrar la energía demandada y, para realizar ello, se necesita contar con la red de distribución.
    Por último, si bien la máxima demanda en la época estival se produce en las primeras.eras horas de la tarde y ello puede ser enfrentado con l energía renovable provista por la generación fotovoltaica, también es cierto que los picos de demanda nocturnos también existen y, en el invierno, son éstos los que ponen en jaque, la red eléctrica, ya que no se va a contar con el importante aporte de la generación fotovoltaica.

  7. Jose R. dice:

    Estimado Jorge R. en lo que escribe evidencia un desconocimiento sobre el tema y una simplificación tendenciosa al circunscribir la GD sólo a una tecnología (FV), desconociendo o ignorando deliveradamente a otras como biogas y biomasa. Estas tecnologías, a diferencia de eólica y fv, son potencia firme, por lo cual todos sus planteos, con el sesgo negativo que intento darles, no sólo no aplican sino que se convierten en razones por las cuales es recomendable incentivar su uso para GD, de manera de contrapesar las limitaciones técnicas y complicaciones en la red ocasionadas por el factor de disponibilidad que afecta a la generación FV (sea en parques solares o en hogares) y eólica.
    Se puede apreciar, tanto en la legislación sanjuanina como en la reciente ley nacional de GD así como en su reglamentación el fuerte lobby de distribuidoras y cooperativas eléctricas y la intención del gobierno nacional de favorecer a estas y a las empresas y grandes conglomerados energéticos, la verdad una oportunidad perdida para democratizar el sistema eléctrico nacional y potenciar a miles de PyMes, mejorando su competitividad y reduciendo sus costos.

Dejanos tu comentario sobre este artículo