05 de febrero de 2018

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @GastonFenes

Precios bajos, gran competencia: así se financian las renovables en Argentina

Juan Srodek, director de KRB Group, firma que asesora a varios de los emprendimientos de energías limpias analizó en una entrevista exclusiva para Energía Estratégica las condiciones en las que se están financiando los proyectos adjudicados en el marco del Programa de licitaciones "RenovAr".

¿Cómo evoluciona el acceso al financiamiento de los proyectos de renovables en general? 

Nosotros estamos viendo que muchos proyectos de la ronda 1 y 1.5 ya han avanzado con su financiamiento exitosamente. Conocemos varios que han finalizado su financiamiento o están ya a pocos días de la firma de contrato. Esta situación no fue fácil de seguro. Creo que las ganas de invertir de las compañías de afuera, el trabajo de los locales y el impulso que todo el mundo le está dando al tema de renovables me parece que son fantásticos, pero no están siendo acompañados por el crédito, especialmente cuando seguimos hoy con los mismos plazos de deuda de hace años.

¿Cuáles son esos plazos?

Con respecto a bancos comerciales, tengo entendido que el financiamiento más largo que se ha cerrado en proyectos de inversión –sea energía convencional, energía renovable o fuera infraestructura– es de 9 años. Por supuesto que los bancos de desarrollo y agencias multilaterales, que empezaron teniendo una participación muy chica en el sector de renovables, esos sí pueden ir a más largo plazo. Muchos han decidido financiarse haciendo una especie de “bridge loan” (crédito a corto plazo, préstamo transitorio) para arrancar la construcción y luego reemplazar ese “bridge” con un financiamiento un poco más largo, con alguna posibilidad de refinanciamiento en el camino, para poder alcanzar los plazos totales del proyecto.

¿La expectativa es que siga bajando la tasa?

Sí, yo creo que esa fue en parte la motivación de muchos de los que ofertaron precios bajos en la Ronda 2 de RenovAr, especularon y especulan que la tasa va a seguir bajando. Pero yo no estoy tan seguro de que eso vaya a suceder rápido. Las tasas han estado bajando pero pero no van a seguir bajando para siempre. Si bien es cierto que hay lugar para que las tasas bajen un poco más, existe un límite y a ese límite lo acompaña un contexto mundial con suba de tasas (en Estados Unidos por ejemplo), qué hace que no esté tan claro que el destino de la tasa sea bajar muchísimo más.

¿Cuáles son hoy los proyectos con más facilidades y complicaciones para conseguir financiamiento? 

Empezando por lo que es el precio, hay proyectos en la ronda 2 que han ganado con USD$40 aproximadamente y ese es una cifra muy ajustada. Esto los convierte en proyectos no muy saludables para el financiamiento, salvo que el grupo sponsor esté dispuesto a poner más “equity”, tomar menos deuda, o que ya tenga un tipo de acuerdo con algún banco internacional que los acompañe como fue el caso de EREN, que cerró un financiamiento muy bien armado. Después, muchas compañías que ya están construyendo han financiado proyectos con “deuda corporativa”, es decir que quién ha tomado deuda no es el proyecto sino ellos mismos, como es el caso de Pampa o Geneia que han emitido bonos.

¿Por qué se sigue optando por la “deuda corporativa” y se demora el estructuramiento de “proyect finance”?  Es el caso de Genneia o Pampa Energía…dos grandes firmas..

Bueno, eso es curioso porque estas compañías grandes, reconocidas, con muy buena trayectoria, se endeudan en el mercado a tasas inferiores a lo que cuesta un financiamiento para un proyecto. El bono de Pampa sorprendió [salió en enero del año pasado por 750 millones de dólares a 10 años, con un cupón de 7.5%]. En Argentina, para estas compañías grandes que tienen la posibilidad de emitir deuda en el mercado les conviene, la mínima del margen que pueden tener no baja del 5-5.5% y estas al estar más arriba les resulta más barato, pero no es una posibilidad que todas tengan. No todos son Pampa o Genneia. Tengo entendido que compañías como ENEL hacen algo parecido, ellos emiten deuda en Europa a tasas casi negativas.

Si en estas condiciones avanzan las grandes compañías…¿Qué posibilidades tienen las empresas más chicas de cerrar project finance? 

Yo creo que cada vez se está instalando más la idea de que hay que volver al “project finance” cómo se hizo hace unos 15 años en Argentina. Todos los bancos ya hablan de “project finance” pero la verdad es que por ejemplo hacer un puro “project finance” sin recursos en la compañía hoy en Argentina es tremendamente complicado y no sólo con bancos locales, con bancos de afuera también hay complicaciones para hacerlo.

¿Porqué se complica tanto en Argentina?

Yo creo que todavía hay una percepción de riesgo en Argentina que los bancos no están dispuestos a tomar. Hacer un “project finance” sin recursos en la compañía, lo tiene que hacer un banco que esté muy acostumbrado a trabajar con sponsor, pero eso no es suficiente hay muchas cosas que pueden salir mal en el camino de la construcción de un parque. Lo que sí estamos viendo mucho es un “project finance” con alguna garantía limitada, es decir, lo que estamos viendo dentro de todos los proyectos que hemos trabajado nosotros y lo que rescato de todos los bancos con los que hemos hablado es que todos están en la misma sintonía en pensar que: “yo como banco no puedo tomar riesgo de construcción de ningún tipo, con lo cual me tenés que garantizar con tu propio balance el préstamo por lo menos por el periodo de construcción”.

Sí están dispuestos a aceptar riesgo CAMMESA, con lo cual una vez que el proyecto esté en funcionamiento ahí sí se levantan todas las garantías y es un  “project finance”. Esto se ve no sólo en renovables, todo lo que es “grandes proyectos” está pasando lo mismo.

En los proyectos chicos pasa eso mismo pero tienen algunas dificultades adicionales como la ausencia de una gran constructora para hacer obra civil. Entonces, eso complica la aprobación en el Comité de Riesgos de los bancos, por eso también insisten en garantizar el período de construcción; y después sí, una vez en operación los proyectos se mantienen solos y ya no hay garantías contra sponsor.

¿Hace falta más experiencia?

Creo los bancos siguen todavía con lo que están acostumbrados a hacer. Durante mucho tiempo en Argentina han hecho poco, los equipos se han reducido considerablemente y mientras que antes miraban un proyecto por año, de pronto ahora ven 10 por mes y los equipos son los mismos. Es un tema no solo de recursos de fondeo sino también de recursos humanos. Sumado a todo eso, el tema de renovables es un tema nuevo y hay que educar sobre esta industria, de qué se trata, cuáles son los riesgos, dónde no hay riesgos, etc… Hay como un impulso muy grande en inversión para generación de energía convencional, energía renovable y fuera de la energía también, y los bancos no pueden atender a todos ellos. Ya salió el pliego de PPP para corredores viales y eso sólo va a ser una inversión de 6 mil millones de dólares. Argentina convengamos que es un mercado chico y no es común que haya financiamiento para todo proyecto.

Con respecto a la banca local, el BICE lanzó créditos para fomentar la industria nacional ¿se están utilizando?

La verdad yo no sé si se están utilizando. Sí sé que nosotros estamos en conversaciones con ellos por uno de los proyectos que estamos haciendo ahora (es un proyecto chico). Pero aún no escuché ni conozco ningún proyecto que lo haya utilizado.

Y en lo que respecta a Contratos a término…¿Serán las mismas condiciones de financiamiento que en las licitaciones?

Algunos clientes están más interesados en explorar los Contratos a término que participar en nuevas rondas de licitación. Muchos creen que por ahí va a venir el negocio de acá en adelante, por dos razones: por los precios que han salido en la última licitación y por los incentivos. Hay mucha compañía que no les parece bien que el modelo de licitación tenga compañías privadas compitiendo con entes provinciales. No funciona porque los incentivos pasan por otro lado: la empresa privada necesita que la inversión rinda y por encima de lo que rinde un bono soberano argentino, porque para eso compran bonos y no construyen, se quedan quietos y no hacen nada y ganan lo mismo; mientras que, los entes provinciales que han participado de la licitación han ido con precios más bajos, tal vez la motivación más grande no es la rentabilidad del proyecto sino la creación de empleo en la provincia, la inversión y está perfecto, tiene sentido que sea así también.

Por otro lado, hay empresas grandes que tienen la posibilidad de competir con precios bajos y eso hace que el mercado sea menos atractivo para otro tipo de compañías, como los europeos que están empezando a mirar más el Mercado a término.

¿Y en que condiciones está negociando el generador con los grandes usuarios?

Todavía hay que encontrar la fórmula para resolver el siguiente problema, que es que cualquiera de estos proyectos necesita un tiempo de repago de su deuda largo. Ahora los privados están acostumbrados en Argentina a firmar contratos muy cortos, como 2 años, y se esperan compromisos bajos de 5 años por ejemplo, viendo difícil que se quieran comprometer a un tiempo más largo. Los que tienen ventaja ahí son los que son distribuidores, que tienen ya una plataforma de clientes a quienes pueden asignar un proyecto por un tiempo y luego renovar o buscar otros clientes para el periodo siguiente. El desafío hoy es que el contrato de venta tenga un plazo razonable para los dueños y de tranquilidad a que la deuda que se puede tomar se puede repagar. No sirve tener un contrato de venta de un año porque ¿qué se hace al año siguiente? Es muy difícil que un banco te financie si no tenés solucionado este tema.

Algunos generadores de peso señalan que hay mucha distorsión en el mercado y algunas firmas “irresponsables”  están ofreciendo valores similares a los de RenovAr… ¿Se pueden construir los proyectos con precios por debajo de los 40 dólares?

En término de precios no creo que haya muchísima diferencia. Con precios tan bajos no se podría construir, salvo que ya tengas resuelto hacer un contrato inicial con un cliente o grupo de clientes, confíes que se cuenta con una cartera de buenos clientes dónde sabés que podés tener otro contrato con ellos luego del primero y tenés la espalda para responder si eso no sucede.

Hoy está desalineado el plazo de repago de deuda de los proyectos con el plazo al que están dispuestos los privados a comprometerse a comprar energía. El porqué es entendible, porque la Argentina ha manoseado tanto el precio de energía, gas, etc que es muy difícil saber qué pasará si se manipulan los precios.

Dejanos tu comentario sobre este artículo