13 de septiembre de 2018

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Los números “oficiales” de VESTAS: tras cerrar 22 contratos por 1.500 MW inicia el ensamblaje de aerogeneradores en Argentina

El fabricante consolida su liderazgo superando 1.500 megavatios, la cifra más alta alcanzada por un tecnólogo en nuestro país. En el marco del congreso “Argentina Wind Power 2018”, organizado por el Consejo Global de Energía Eólica (GWEC), Energía Estratégica dialogó con Andrés Gismondi, Director de Vestas para la Argentina, y Rogerio Zampronha, responsable de la firma para el Cono Sur. Por Guido Gubinelli y Gastón Fenés.

“Nosotros tenemos actualmente en la Argentina 22 parques eólicos en construcción y otros tres parques en operaciones”, precisa Gismondi apenas se enciende el micrófono.

Esto significaría una participación de mercado del 60%, siempre y cuándo, aclara, se consideren “los proyectos que están en ejecución real”.  Hace las cuentas en función de los emprendimientos que están efectivamente en construcción y no sobre las adjudicaciones globales del Programa RenovAr.

En poco tiempo, se observa el crecimiento. Hace apenas tres meses, en junio pasado, Vestas anunció órdenes de compra para parques eólicos por 1.000 MW en un desayuno organizado en Buenos Aires que reunió a las principales figuras del mundo de las energías renovables. Apenas tres meses después, Gismondi celebró otro hito: “llegamos a 1.500 MW”.

Con esta expectativa y proyectos en marcha, los directivos resaltaron que en breve comenzará a operar la fábrica de ensamblaje de turbinas que la empresa multinacional tiene planeada para el país.

La planta está ubicada en la Provincia de Buenos Aires en una zona estratégica con gran acceso a los puertos y rutas que conducen a los parques.

En concreto, VESTAS ensamblará  nacelle y buje o hub, integrando partes de componentes que son importados que aún no se fabrican en Argentina. Esto permitirá a sus clientes alcanzar el certificado fiscal que exigen las autoridades para recibir beneficios impositivos.

“La planta está prácticamente lista, sólo quedan algunas cosas mínimas por terminar”, anuncia Gismondi en una entrevista con Energía Estratégica.

En cuanto a la capacidad de la planta de ensamblaje, Zampronha, el responsable de Vestas para el Cono Sur, explicó irá evolucionando “dependiendo de la demanda del mercado”.

“Lo importante es que tenemos un compromiso de largo plazo con la Argentina”, subrayó Zampronha. Acto seguido, aclaró que Vestas “siempre estuvo presente” en el país, con oficinas y representantes comerciales. Solo que, en los últimos años, tras la expansión del mercado, pudieron plasmar nuevos e importantes contratos. “Seguimos con la misma intención de mantener el liderazgo del mercado”, redondeó.

En esta línea, Gismondi recordó que la compañía no sólo tiene como objetivo la venta de turbinas y la construcción de parques eólicos, sino también la operación y mantenimiento (OyM) de las centrales.

“En una gran cantidad de los proyectos tenemos contratos de OyM, en algunos casos hasta de 20 años”, reveló el empresario.

Complicaciones de un mercado en nacimiento

Los cambios macroeconómicos que afectaron al país los últimos meses obligaron a los empresarios a tomar ciertas previsiones. Consultado por la confianza del inversor, Zampronha expresó: “Para entrar en la Argentina hay que ser profesional y hay que ser argentino. Llegar aquí pensado que se está en Dinamarca no es estratégico”.

La acotación se dio a modo de síntesis luego de que el Director de la compañía para la Argentina, Andrés Gismondi, enumerara los desafíos que deberán enfrentar para proveer los 1.500 MW en órdenes de compra en un país que no llegaba a los 300 MW de potencia instalada antes de que funcionara el Programa RenovAr.

Logística, un punto central

“El año que viene Vestas espera 4.000 transportes especiales, más de 10 camiones por día”, anticipó Gismondi. Su importancia radica en que, para hacer estas operaciones sin inconvenientes, deberá conseguir los permisos correspondientes para la circulación en rutas, sean nacionales, provinciales, municipales.

En este sentido, Gismondi valoró que “hay voluntad para que las complejidades se resuelvan” pero recordó que “algunas autoridades todavía se resisten”.

Puso un ejemplo: “es de público conocimiento que ahora la municipalidad de Tornquist (Buenos Aires) quiere cobrar el 2% de capex de un parque eólico”. Esta medida es interpretada como un cambio en las reglas de juego.

Recursos humanos

Otro tema que puntualizó para mejorar tiene que ver con la experiencia de trabajo de las empresas locales para el montaje de parques eólicos.

“Nos hemos encontrado con problemáticas en la formación empresas que no tenían experiencia en la obra civil o la obra eléctrica, que en realidad son obras de baja complejidad pero quizá la secuencia y el tiempo de ejecución no era una práctica habitual de construcción en la Argentina”, explicó Gismondi.

En esa línea, Zampronha agregó que “la cadena de valor en Argentina es muy nueva”, por lo que Vestas tuvo que capacitar a proveedores nacionales e incluso traerlos de otros países.

“Los trámites aduaneros son lentos y las relaciones sindicales complejas”, agregó el directivo para el Cono Sur. Sin embargo, Gismondi aportó que junto al Gobierno nacional se está trabajando para solucionar los “cuellos de botella”, en el marco de las mesas sectoriales.

Rogerio Zampronha, responsable de la firma para el Cono Sur; Eduardo Medina, presidente de la unidad de negocio mediterránea;  Andrés Gismondi, Director de Vestas para la Argentina (Izquierda a derecha)

Un Comentario

  1. Jesus Andino Leiva dice:

    Felicitaciones a Vestas y a Gismondi

Dejanos tu comentario sobre este artículo