06 de junio de 2019

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Lopetegui sobre política de biocombustibles: «es un costo tributario para una Nación que está quebrada”

El secretario de Energía de la Nación opinó en Córdoba que la política de biocombustibles debiera quedar sujeto a un escenario de "libre competencia".

El funcionario expuso ayer por la noche noche en la Bolsa de Comercio de Córdoba, ocasión en la que fue consultado sobre el horizonte de esa actividad.

Lopetegui consideró que el biocombustible debería moverse en un escenario de «libre competencia». “Me gustaría no tener que fijar nunca el precio del biocombustible», aseguró ante una pregunta del titular de la Bolsa de Cereales de Cordoba, Juan Carlos Martinez.

Martinez pidió ampliar el cupo de 12 al 15 por ciento para el corte, pero Lopetegui respondió: “Tengo dudas que tenga algún beneficio en la suma que lo merezca».

El combustible tradicional paga 38 por ciento de impuestos directos contra cero de los biocombustibles, indicó el ministro, al dejar en claro que la resistencia oficial a aumentar la participación del biocombustible pasa por ahora por un tema fiscal.

La respuesta dejó asombrado a un auditorio de hombres y mujeres de negocios por la franqueza de la respuesta.

«En Argentina hemos probado un montón de sistemas económicos diferentes y no nos ha ido muy bien. A mi me gustaría que probemos con el capitalismo, con la libre competencia, a ver que pasa. Hoy es más barato porque hay una asimetria tributaria. No pagan los mismos impuestos el combustible fosil que los biocombustibles. Que en libre competencia, en igualdad de tributación, compitan, no tengo ningún problema. Pero hoy la política de biocombustibles es un costo tributario para una nación que está quebrada», argumentó Lopetegui.

Instó a respetar la ley vigente, aunque criticó los «grados de arbitrariedad» que existen en la normativa, sobre todo por el sistema de cupos. «No me gusta nada de eso, me encantaría no tener nunca que poner cuál es el precio del etanol de azúcar, o de caña, y el biodiesel, que lo diga el mercado y que tengan igualdad de tratamiento», explicó, aunque dijo que ir a ese terreno requiere gradualidad.

Lea también: «Biocombustibles: el Gobierno se comprometió a mantener una nueva reunión con empresarios antes de la publicación de precios de junio»

Tarifas eléctricas

Ante una pregunta, apuntó que la generación el transporte de electricidad, son responsabilidad del Gobierno nacional, pero la distribución depende de las empresas provinciales, sean estatales o privadas. «El precio de generación de energía eléctrica es el mismo para todo el país, ahora, lo que después carga cada distribuidora provincial, no está bajo control de la Nación, ni los impuestos que se ponen en la factura», agregó.

En ese punto se produjo otro pequeño intercambio. Eduardo Gauna, vicepresidente de Epec, tomó el micrófono para recordar que hasta enero de 2016 el costo de la energía constituia el 15 por ciento del total de la factura, una incidencia muy baja que a la postre resultó «terrible» para sostener inversiones en generación. Con el aumento del monómico, esa relación superó el 50 por ciento. «La tarifa no va más y por eso tuvimos que salir a achicar costos», explicó Gauna.

En su exposición, Lopetegui refirió que el actual costo de la energía pura que pagan los usuarios residenciales ya está en un 80 por ciento del costo real de generarla. En el caso del gas, llega al 85 por ciento.

Respecto de los combustibles líquidos, el secretario reconoció que el freno de un mes en el aumento del impuesto interno, que tendría una incidencia de hasta un 1,5 por ciento en el precio de los combustibles, obedeció a la necesidad de consolidar una baja en el índice inflacionario de mayo.

Pero en el entorno del funcionario se recordó con insistencia que el Gobierno no fija el precio de los combustibles, sino que lo hacen las petroleras y las refinadoras. «El Estado lo único que fija son impuestos», indicó una fuente. En el caso de YPF, el sector público detenta poco más de la mitad de las decisiones que adopta la compañía, pero «los accionistas privados también hacen sentir su presión cada vez que sube el dólar», se indicó.

Fuente: La Voz.

3 Comentarios

  1. Miguel dice:

    ¿De donde sacamos este Secretario de Energía? ¿ De una aerolínea? Las incongruencias que plantea quedaran para la historia. En ningún lugar del mundo se plantea que las energías no contaminantes «compitan» con la fósiles. Con ese criterio, no se podrían desarrollar energía verdes. Y el futuro de la humanidad, no interesa parece. ¿Y el subsidio de que habla cual es? ¿De que tienen menos impuestos? En todos los lugares del planeta pasa eso. Lo que este Secretario, como los anteriores, se olvida de decir es que se enfocaron en subsidiar verdaderamente a vaca muerta. Y a empresas muy fuertes que realmente no lo necesitan. Tampoco dicen nada del fabuloso margen de rentabilidad que las empresas petroleras «le hacen» a los biocombustibles. Cada apretada que le hacen al precio de estos, aumenta el margen de las otras. Una vergüenza nacional.

  2. Jorge Andreotti dice:

    Creo que los cupos de biocombustibles, introducidos compulsivamente en la nafta, por ejemplo, son una verdadera estafa al usuario final, que no tiene ninguna opción para no consumir esa mezcla. Nos obligan a consumir alcohol, y no podemos optar por no hacerlo. Si pudiéramos elegir, creo que nadie optaría por los biocombustibles. La tasa de retorno energético de los biocombustibles es pésima y en lo que respecta a la emisión de CO2, ni hablar cuando se tienen en cuenta todas las etapas para producirlos. En definitiva, si no se produjeran los biocombustibles, seríamos todos más felices, incluyendo a los motores, excepto los que producen los biocombustibles.

  3. Miguel dice:

    Jorge, me parece que tienes un par de confusiones que trataré de aclarar. Cupo no es corte. Me refiero a que tu critica es al «corte». Respecto de la «obligación de consumirlos», solo se trata de ir en el sentido que vá el mundo con todas las preocupaciones medio-ambientales.
    Científicamente se a probado que los gases contaminantes no son buenos, y la humanidad a entendido que debe reducirlos. Respecto del balance de emisiones de CO2, creo que más específicamente te refieres a la «huella de carbono» o sea la contaminación que generas para elaborar los bio-combustibles, también es un tema hiper-estudiado y concluyente en que al ahorro de contaminación es verdadero e importante. Tanto en bio-diesel a base de soja, palma o colza, como en el bio-etanol a base de maíz, y más aún bio-etanol extraído de la caña.

Dejanos tu comentario sobre este artículo