26 de noviembre de 2014

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Ledesma: una experiencia de autoabastecimiento a partir de la generación de energía renovable

La empresa Ledesma está llevando a cabo fuertes inversiones para utilizar sus desechos producto de la explotación azucarera como fuente de energía renovable. Se pronostica un ahorro anual de más del 20 por ciento de gas natural, trabajando tanto en periodo de cosecha como en interzafra.

Año a año la empresa jujeña Ledesma realiza inversiones para generar energía de la hoja de los cañaverales azucareros (malhoja), y así reduce el consumo de gas natural y lo reemplaza por la energía proporcionada por la quema de biomasa.

A lo largo del 2013 “se aportaron más de 66 mil toneladas de biomasa al sistema energético en período de ‘zafra’”, es decir, durante la temporada de recolección de azúcar que comprende desde el mes de mayo a noviembre de cada año, según lo afirma a Energía Estratégica, Miguel Ullivarri, jefe del Departamento de Medio Ambiente del Ingenio azucarero Ledesma.

El experto aseveró que aquella utilización de desechos reemplazo poco más del 20 por ciento del gas consumido en ese intervalo y agregó que Ledesma tiene dos cambios importantes con respecto al año pasado: duplicación del volumen de biomasa y producción de gas dentro del período de inter-zafra.

Es decir que este año se va a cubrir entre el 20 y el 22 por ciento de gas” pero “de toda la temporada, a diferencia de lo que fue el 2013 donde se aportó el mismo margen pero solo en el intervalo zafra.

La duplicación de la cantidad de biomasa recolectada, que arroja una suma aproximada de 130 toneladas dispuestas a ser transformadas en energía, fue alcanzada producto de fuertes inversiones y de condiciones climáticas favorables.

Esto no sólo generará un gran aumento en la cantidad de energía, sino que permitirá operar por fuera del periodo de zafra (entre los meses de diciembre y abril), allí donde no hay molienda de azúcar pero sigue en actividad la producción de papel y alcohol. “Por primera vez en ese período habrá suplemento parcial del uso de energía por el de biomasa”, asegura Ullivarri.

Esta iniciativa no sólo acaba con gran parte de la basura generada por la producción sino que reduce el impacto ambiental producido por los combustibles fósiles y genera un ahorro en el gasto energético para la empresa.

Por otra parte, el entrevistado dio su punto de vista sobre la explotación de energías alternativas en el país y dice que el Estado está presente en el tema, sobre todo con proyectos como el de PROBIOMASA que incentiva la actividad de esta energía renovable, pero que aún queda mucho por explotar en este incipiente sector.

El Estado, la investigación y la actividad privada son las 3 patas que el van a dar fuerza a las energías renovables en el país. Argentina tiene enormes posibilidades en esta materia, el tema es cómo la lleva adelante”, observa.

 

Dejanos tu comentario sobre este artículo