08 de febrero de 2019

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

La estrategia financiera: Fluence revela cómo desarrolla sus proyectos de energías renovables

La desarrolladora mundial de emprendimientos de biogás está montando dos plantas en la Argentina que fueron seleccionadas durante la Ronda 2 del Programa RenovAr y planean poner en marcha a principios del 2020. ¿Qué rol jugará en la Ronda 3?

Fluence es una empresa internacional con más de 30 años de experiencia en el diseño, la construcción y operación de plantas de conversión de residuos en energía para una amplia gama de clientes industriales y municipales.

“Nuestra tecnología patentada de tratamiento anaeróbico procesa efluentes y lodo para producir biogás, el cual puede utilizarse para producir electricidad y energía térmica, o que puede ser purificado para producir biometano para inyectar en la red”, destacan desde la empresa.

En una entrevista para Energía Estratégica, Ignacio Albornoz, referente de Fluence Argentina, da precisiones sobre cómo avanzan los proyectos que la empresa adjudicó durante la Ronda 2 del Programa RenovAr y cómo están avanzando en su estrategia financiera.

¿Cómo surge el interés de Fluence en el mercado argentino de las energías renovables? 

En Argentina hay grandes empresas alimenticias, como por ejemplo los frigoríficos, que en los últimos años están creciendo gracias a una mayor apertura a la exportación.

Los mismos clientes de sus exportaciones les solicitan requisitos más estrictos en términos de calidad y de cuidado ambiental, y por esta razón nos hemos enfocado en el mercado argentino de las energías renovables para este tipo de industrias.

Vemos que Argentina tiene un enorme potencial latente de generación de energía en base a biogás, tanto para industrias de procesamiento de alimentos como para el segmento agropecuario, y en paralelo existe un conjunto de desafíos importantes a nivel de depuración de efluentes y reducción del impacto ambiental, donde realmente podemos agregar valor.

Por supuesto que con la llegada del Programa RenovAr los incentivos creados son explícitos, pero más allá de este plan específico, y observando el nuevo marco regulatorio energético de la Argentina, muy enfocado en renovables, así como los ajustes tarifarios derivados del déficit energético, se configura un escenario de costos estructurales que favorece proyectos con buenos retornos basados en la generación de energía (electricidad y biometano).

¿Qué proyectos de energías renovables están desarrollando actualmente en el país y en qué grado de avance se encuentran? 

Ahora mismo se encuentran en construcción los dos proyectos que ganamos el año pasado con la empresa tucumana Citrusvil (3 MW), y con el frigorífico Arrebeef (1,5 MW). Además estamos avanzando en la evaluación de proyectos con varias de las empresas más destacadas del sector de frigoríficos, cítricos y lácteas.

¿Cuándo estiman que estarían en operación comercial? 

Los proyectos que ahora están en construcción comenzarán a ponerse en marcha a final de este año, y a inicios de 2020 estarán en pleno funcionamiento.

Uno de los principales desafíos del mercado de las bioenergías en Argentina es el acceso al financiamiento. ¿Cómo han podido sortear ese reto desde Fluence? 

En general Fluence tiene dos modalidades para responder a esta situación. Por un lado, la posibilidad de usar el respaldo de SACE, una sociedad del estado italiano que permite financiar a los clientes de empresas exportadoras italianas sin bloquearles sus líneas de crédito.

Y la otra forma está relacionada con la posibilidad de que Fluence sea co-inversora en los proyectos, lo que algunas veces ocurre, dada su capacidad técnica y el hecho de que Fluence ha crecido mucho como corporación en los últimos años.

Lea también: «Opinión: con el Mini Ren Ronda 3, el biogás abre oportunidades y desafíos»

¿Están interesados en el desarrollo de otros proyectos de este estilo en el país? 

Absolutamente interesados, y de hecho estamos avanzando en nuevos proyectos.

La presentación o no en la Ronda 3 depende un poco de cada cliente, pero además del proyecto tecnológico en sí, nosotros acompañamos a los clientes en el análisis de retorno a la inversión bajo distintos escenarios, tanto si obtienen como si no obtienen el RenovAr.

Y observamos que dadas las condiciones actuales, aún en escenarios sin RenovAr, los proyectos tienen buenos pay-back.

Para el caso de plantas industriales que generan productos de base alimenticia, cuando se aplican tecnologías eficientes de depuración y generación de biogas, que no implican enormes superficies de piletas sino que trabajan sobre modelos más compactos e intensivos, además de resolver un problema ambiental, repagan la inversión entre 2 y 3 años cuando hablamos del RenovAr, y entre 4 y 5 años sin considerar el RenovAr.

¿Qué opinión le merece el plan de licitaciones RenovAr que ha lanzado el Gobierno nacional? 

Parece haber sido un plan bastante razonablemente armado, que tomó algunas lecciones de experiencias anteriores, y que tuvo algunos errores que luego se subsanaron.

¿Qué papel han jugado las garantías del Banco Mundial en este proceso?

Seguramente el tema de la garantía del Banco Mundial fue muy importante para brindar seguridad tanto para los inversores, como para las empresas que aportaron sus substratos -en el caso de biogás- y también para las empresas que, como Fluence, vendieron plantas en Argentina.

Dejanos tu comentario sobre este artículo