14 de mayo de 2018

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica
[email protected]

La fábrica de Haizea-Sica ya opera al 100 por ciento: 130 torres eólicas anuales

“Estamos produciendo a pleno, de acuerdo a lo previsto”, destaca Leonardo Simonutti, directivo de la firma, quien además asegura que las órdenes de compra avanzan al compás del desarrollo de los parques eólicos. Por otra parte, el empresario destaca que la suba del dólar favorece a la industria local, por lo menos en un principio.

En algunos tramos del nicho de las energías renovables, el sector industrial local está ganando terreno. Uno de ellos es el de las torres eólicas, parte esencial del aerogenerador ya que le proporciona la altura necesaria para captar la potencia del viento de manera óptima.

Una de los fabricantes nacionales es Haizea-Sica, proveedor que comenzó a funcionar en abril del año pasado luego del acuerdo entre SICA Metalúrgica Argentina y las españolas TecnoAranda y Haizea Wind.

La sociedad se llevó a cabo tras el boom de las energías renovables en la Argentina, y en particular el sector eólico, donde se espera que se monten unos 3.000 MW de acá al 2021.

Según datos oficiales, entre los meses de agosto a octubre, unos 330 aerogeneradores estarán ingresando por distintos puertos argentinos y, por lo menos hasta el mes de marzo, 8 parques eólicos habían anunciado principio de ejecución de obra.

“Estamos produciendo a pleno, de acuerdo a lo previsto”, asegura a Energía Estratégica el Director General de Haizea-Sica, Leonardo Simonutti. Se trata de 130 torres anuales de acero, que pueden medir entre 85 y 125 metros de alto, de acuerdo a la demanda del cliente, que puede variar por el tipo de viento, modelo de turbina.

Lea también: “SICA consiguió un crédito que le permitirá construir torres eólicas en Argentina”

“Las órdenes de compra se están dando de acuerdo a lo establecido”, asegura el empresario e indica: “hemos cerrado contratos con varios parques eólicos, de acuerdo a las expectativas que teníamos”.

Consultado por la indómita suba del dólar, para Simonutti lejos de ser alarmante, en principio favorece la actividad por hacerla más competitiva frente a lo importado. “Hoy es positivo, pero como la inflación sigue al dólar no cabe dudas que vamos a estar nuevamente a fin de año en las mismas condiciones que en diciembre del año pasado”, analiza.

Pero por otro lado, el directivo de Haizea-Sica señala que el sector está ‘dolarizado’, desde los contratos entre inversores y tecnólogos hasta la energía que se comercializa con la compañía estatal CAMMESA. “Por lo tanto, queremos entender que no va a haber dificultades con los contratos ya establecidos”, manifiesta.

“Pero será una incógnita lo que suceda no por el dólar, sino por la estabilidad argentina”, cierra el empresario.

Dejanos tu comentario sobre este artículo