06 de marzo de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Industriales solicitan herramientas de crédito para desarrollo de renovables

Autoridades del flamante Clúster de Industrias y Tecnologías de las Energías Renovables de Argentina (CITERA) cuentan a Energía Estratégica sus planes para este año, las expectativas que le genera la inminente licitación Ronda 3 del RenovAr, el futuro arribo de jugadores internacionales, dispuestos a producir en el país, y su relación con la nueva Cámara Eólica Argentina.

A mediados de diciembre del año pasado, empresas nacionales fabricantes de equipos y desarrollo de tecnologías conformaron el Clúster de Industrias y Tecnologías de las Energías Renovables de Argentina (CITERA), con el objetivo de impulsar acciones para el desarrollo de la industria nacional del sector.

En una entrevista con Energía Estratégica, Diego Roger, de Desarrollo Sectorial y Vinculación Tecnológica de CITERA, da su impresión sobre los hechos más relevantes que atraviesan a la realidad del país en materia de energías renovables.

“Nos hubiera gustado que desde la política se contemple al desarrollo de los tecnólogos nacionales”, adelanta el especialista con respecto al arribo de fabricantes internacionales al país, tras el visto bueno del Gobierno para que se instalen y ensamblen sus turbinas en el país.

Lea también: “Desarrollo industrial: avanza la conformación de un Clúster nacional de Energías Renovables”

¿Qué expectativas tienen desde el CITERA para este 2018?

Hemos comenzado el año con una agenda de trabajo nutrida a partir del lanzamiento de CITERA a fines del año pasado, por lo cual la expectativa es avanzar en varios frentes temáticos que hacen al campo de las energías renovables.

Tal como expresamos el año pasado en el lanzamiento, nos apoyamos en una visión estratégica de las energías renovables, en el sentido de que creemos que el esfuerzo en difundir energías renovables debe constituirse en un vector para el desarrollo tecnológico local, y de su mano, el refuerzo de la competitividad del país.

En tal sentido, Argentina tiene una dotación muy importante de recursos naturales renovables, tiene capacidades industriales en tecnologías para la generación renovable, y posee capacidades tecnológicas en diversos campos que hacen al desarrollo de un régimen energético renovable.

Si uno pone todos estos elementos en línea, se puede transformar en una palanca formidable para el desarrollo industrial y del país en general. Entonces, sobre la base de éste análisis, nos hemos dado una agenda de trabajo que se direcciona en ese sentido. En consecuencia, hemos abierto líneas de trabajo en todas las tecnologías renovables, tales como eólica, solar fotovoltaica y térmica, biomasa, biogás, undimotriz, mareomotriz, hidroeléctrica y geotérmica.

Excepto en el caso de eólica que parece consolidado y que oportunamente desarrollamos una propuesta, estamos siguiendo una agenda de trabajo que consiste en identificar capacidades locales, entender el negocio en cada tecnología, identificar los nichos de mercado y seguir las tendencias tecnológicas.

Con esto delineamos el alcance de la oportunidad que hay en cada una de ellas, y a partir de esto, más el análisis de las políticas, lo que se ha hecho en el mundo, las tendencias y el marco macro, tratamos de aportar a la construcción de propuestas para fortalecer tanto a los socios como a la política pública. Para llevar adelante esta tarea estamos desarrollando vinculaciones con universidades y otros actores, porque parte del éxito de nuestra tarea se cifra en la construcción de vinculaciones y en la suma de esfuerzos que se guíen por una agenda común. Entonces, como pueden apreciar, la expectativa es de un intenso año de trabajo que permita abrir oportunidades a la industria nacional.

¿Qué consideraciones hace del posible arribo de tecnólogos extranjeros al país para comenzar a fabricar acá?

Es sin duda un paso lógico a partir de los últimos cambios implementados en el marco regulatorio, y como demuestra la experiencia internacional, en el campo de las energías renovables, las regulaciones estatales definen el modelo de negocios, el sendero tecnológico y el tipo de industria que se va a desarrollar a partir de la expansión de las renovables en cada país.

Así, a partir de la trayectoria que se ha seguido en la licitaciones de Renovar, la cual se puede ver con claridad en los pliegues de las licitaciones y en las resoluciones conjuntas, el arribo de tecnólogos extranjeros se da como una consecuencia natural de la instrumentación de un conjunto de incentivos para la fabricación nacional de torres, el ensamble en el país de la góndola, y la incorporación de algunos elementos nacionales.

Asimismo, y desde el punto de vista del desarrollo de capacidades industriales, nos hubiera gustado que desde la política se contemple al desarrollo de los tecnólogos nacionales, ya que de cara al futuro de desarrollo de capacidades, innovación y servicios de avanzada resultan clave.

Nuevamente si se mira a las energías renovables en su relación con el desarrollo se puede apreciar que, en el actual proceso de transición mundial, la aparición de nuevos campos, tecnologías y negocios se asocia a la trayectoria de los tecnólogos, y por ende, el no contar con tecnólogos locales que realicen sus actividades de investigación, diseño, desarrollo y producción, constituye una limitación al potencial de las energías renovables para derramar desarrollo en su cadena de valor y en otros sectores.

Dejando esto de lado, sin duda sumará empleo al sector, y siempre es más deseable un mayor nivel de aporte de empleo local, máxime en sectores donde hay probada capacidad local.

La Ronda 2 supone una mayor integración de componente nacional en los proyectos. ¿Cómo evalúan este posible desarrollo para la cadena de valor de la industria local?

Sin duda va a aportar al desarrollo de la industria local, sobre todo en el ámbito de la fabricación de torres, donde ya hay cinco empresas nacionales produciendo para algunos de los parques licitados.

Asimismo, sin duda habrá impactos en otras empresas, como fabricantes de transformadores, cables, equipos para producción y otros tipos de insumos, tal como señalaba, mayor componente nacional implica mayor empleo local.

Pensando en la Ronda 3 ¿están dialogando con autoridades para que el Gobierno nacional instrumente el FODER para financiamiento de componente nacional en proyectos de energías renovables?

En la actualidad no se habla del tema, pero se ha hablado oportunamente, ya que el financiamiento es un factor clave y una barrera de entrada al negocio de las renovables, y más aún cuando se trata de la industria nacional, ya que en el mercado no existen herramientas financieras que se adecuen a los requerimientos de negocios de la industria nacional, en el sentido de que le permitan competir con empresas extranjeras que cuentan con financiamiento.

Al respecto, y volviendo a los ejemplos internacionales, la experiencia muestra que, quien maneja el financiamiento, tiene una palanca enorme para negociar la industrialización local, y por ende, el desarrollo de su industria.

Sin ir muy lejos, el caso de Brasil es notable, pero se repite en todos los casos donde se han desarrollado tecnólogos de manera exitosa. En tal sentido, la propuesta que oportunamente se hizo para el desarrollo del sector eólico nacional, contemplaba al financiamiento y al FODER como una herramienta clave de la industria nacional.

Por otra parte, ¿qué opinión le merece a la flamante Cámara Eólica Argentina?

Al igual que lo que señalaba, me parece una consecuencia natural de la política llevada adelante en el sector, en el sentido de que la misma agrupa a los principales jugadores en generación eólica en el país.

¿Están manteniendo diálogo con sus autoridades?

Se han mantenido algunos diálogos informales, pero por el momento no se ha planteado ninguna acción en conjunto, dado que según nos han expresado, la acción de la CEA estaría más orientada a las problemáticas asociadas al desarrollo, construcción y operación de parques eólicos.

Dejanos tu comentario sobre este artículo