05 de diciembre de 2016

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica
[email protected]

IGTenergy convoca a productores para la generación de energía renovable

Aseguran que “el rinde, en dinero, de un cultivo energético, superará en aproximadamente 30 por ciento al de mejor cultivo de la zona a paridad de condiciones agronómicas”. Desde la empresa nacional abocada al desarrollo de proyectos integrales de gasificación llaman a productores a aumentar su rentabilidad convocándolos al Programa de Productores Certificados de Bio+.

IGTenergy, empresa cordobesa especializada en el  desarrollo de proyectos industriales para la provisión de servicios de energía sustentable a base de biomasa non-food, lanzó el Programa de Productores Certificados de Bio+, por el que invita a productores a generar biomasa vegetal non-food (plantas que no producen alimentos) con destino al uso energético.

El programa propone una alternativa de producción para tierras marginales basada en el aclareo selectivo y sustentable del monte, en el tratamiento forestal y en cultivos energéticos non food, con rindes superiores al de cultivos tradicionales y destino asegurado de la biomasa vegetal nonfood o Bio+.

La propuesta de IGTenergy es integrar a los productores mediante un protocolo de desarrollo y gestión con estrictos estándares de calidad y acompañarlos en el desarrollo del cultivo para su correcto funcionamiento con destino a la energía.

“Es una oportunidad excelente porque desde el punto de vista de la inversión y el riesgo, representa un complemento justo para los cultivos tradicionales ya que su destino está garantizado, además no tiene dependencia de mercados internacionales y no es susceptible de ser afectado por plagas o incluso el granizo”, remarca  Martín Amengual, cofundador de IGTenergy.

Los primeros gasificadores de syngas o IGT EnergyFarms que instalarán en el país tendrán una demanda de Bio+ de 200.000 toneladas por año, aseguran desde la firma.

La oportunidad de generar este tipo de cultivos trae aparejados innumerables beneficios para el productor, comenzando principalmente por el rinde: “Los números indican que el rinde, en dinero, de un cultivo energético, superará en aproximadamente  30% al de mejor cultivo de la zona  a paridad de condiciones agronómicas. Se entiende que un cultivo food no rinde igual en la pampa húmeda que en las cercanías de áreas agronómicamente desfavorables, y es allí donde vamos”, destacó Amengual.

Lea también: “IGTenergy se consolida en el negocio de la bioenergía ofreciendo soluciones de gasificación al sector industrial”

Según el cofundador de IGTenergy, la propuesta facilita  la valorización de tierras marginales y  la diversificación productiva. Además, éste tipo de cultivos necesita un mínimo requerimiento de agua y bajo nivel pesticidas porque son menos susceptibles a enfermedades y hongos. También son resistentes al granizo. Por otra parte, al ser destinados al sector de la energía, no dependen de la producción de granos de Estados Unidos  ni de la Bolsa de Chicago.

Tipologías

El programa se ha desarrollado para tres tipologías de biomasas non food,  según las regiones en las que  IGTenergy instale sus proyectos.

“Las tres tipologías son el cultivo con genética para tierras marginales, el aclareo selectivo y sustentable del monte nativo o implantado y la compra de biomasa agro-forestal. Cada uno tiene su proceso de desarrollo, cosecha, preparación, gestión y transporte. La empresa otorga al productor un Manual de Estándares de Producción muy detallado y acompaña al mismo durante los primeros años para asegurar que el producto final tenga la calidad que necesitan las plantas de generación de energía para un funcionamiento correcto y estable”, agregó Doménico Cappello, cofundador de la firma.

El aclareo sustentable del monte es propicio en  zonas como San Luis, La Pampa, Santiago del Estero, Chaco entre otras; el cultivo energético, para gasificar, de Arundo Donax (caña común, caña de Castilla o caña brava) entre otros se puede generar en  la mayoría de las provincias del país y de Sudamérica.

“El compromiso que adquiere IGTenergy con las industrias es el de proveer el vapor industrial según las cantidades y especificaciones de cada planta. La producción no puede parar, y por eso es tan importante contar con el combustible Bio+ certificado”, remató Amengual.

Lea también: “La apuesta de IGT Energy en el mercado de la bioenergía: los planes para 2017”

El Programa de Productores Certificados de Bio+ fue presentado días atrás en el marco de la Tercera Convención del Maíz, en el Panel de Innovación, donde Doménico Cappello y Martín P. Amengual propusieron el caso de estudio IGTenergy,  como una alternativa innovadora en el mundo de los proyectos agro-industriales.

Acerca de IGTenergy

IGTenergy es una empresa de servicios energéticos orientada a proyectos integrales de sustentabilidad energética. En base a gasificación de biomasa, es propietaria de una tecnología desarrollada en Italia y aplicada de manera innovadora a sustituir combustible fósil en procesos industriales, a generación de energía eléctrica renovable y a la disminución de la huella de carbono de actividades comprometidas con el medio ambiente.

Con los IGT EnergyFarms, construidos en Argentina y controlados por un sofisticado software con telemetría, logran entregar una energía confiable, limpia y sustentable, con un balance de emisiones de CO2 prácticamente nulo al gasificar IGT Bio+, combustible compuesto de cultivos energéticos en base a biomasa vegetal non-food, especialmente desarrollados y gestionados para optimizar el proceso de gasificación.

Dejanos tu comentario sobre este artículo