18 de enero de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
[email protected]

Energía Solar Térmica: balance y objetivos que se propone la industria nacional

En una entrevista para Energía Estratégica, Federico Yonar, Coordinador de la Gerencia Mecánica y Metalurgia de la dirección de Normalización de IRAM, resalta los hitos que se desarrollaron este año en cuanto a normativas para normalizar el mercado de la energía solar térmica en Argentina y los desafíos proyectados sobre el 2018.

¿Qué balance hace sobre el trabajo que se ha desarrollado durante el 2017 en normas que permitan normalizar el mercado solar térmico?

El balance fue positivo porque se ha cumplido con el Plan de Estudio de Normas previsto para este año, y además surgieron nuevos pedidos de estudios que fueron incluidos en el próximo año. Las normas publicadas durante este año son:

IRAM 210015-1 Energía solar. Sistemas compactos solares. Parte 1 – Requisitos generales.

IRAM 210022-1 Energía solar. Colectores solares térmicos. Parte 1 – Requisitos generales.

IRAM 210007 Energía solar. Colectores solares térmicos. Métodos de ensayo.

¿Estuvieron trabajando junta a actores como CAFEEST, el Ministerio de Producción de la Nación, la CADER, el INTI, en la confección de las normas?

El desarrollo de las normas cuenta con la participación de todas las partes interesadas del sector, con el objetivo de llegar a un documento obtenido a través de un consenso apropiado según lo prevén las buenas prácticas de la normalización.

La Comisión de energía solar térmica del IRAM está conformada por fabricantes, organismos técnicos del gobierno, ministerios del gobierno, cámaras, universidades y miembros especialistas.

¿Qué se trabajó en la última reunión?

En la última reunión se trabajó en la conformación del Plan de Estudio de Normas junto con el cronograma de reuniones para el 2018, en el cual se establecieron diferentes lugares de convocatoria para descentralizar las reuniones en el IRAM de modo de darle presencia y difusión al trabajo que venimos realizando en la Comisión.

¿Se llegó al cumplimiento de los ensayos básicos -hito programado para este 2017?

Respecto a los hitos, se han cumplido con las expectativas del mercado mediante la publicación de las normas de ensayos de seguridad (IRAM 210007) y las normas que establecen requisitos de cumplimiento mínimos tanto para los sistemas compactos (IRAM 210015-1) y los colectores solares (IRAM 210022-1).

¿Y cómo impactarán en el mercado tales normativas?

Durante el proceso de elaboración de los documentos, los miembros de la Comisión (Solar Térmica) fueron dando su opinión para que sean consideradas las distintas características técnicas y demográficas de los productos del mercado; por lo tanto, ya los han ido incorporando en forma progresiva.

Asimismo, y con la colaboración de los laboratorios de ensayos, se fue corroborando y evaluando la factibilidad de la realización de los ensayos.

¿Y qué proyecciones se están haciendo al 2018?

La proyección para el próximo año es continuar con el estudio de las normas de etiquetado de los sistemas compactos y los colectores solares junto con la norma de instalación y sistemas forzados. Las normas en estudio son:

IRAM 210015-2 Energía solar. Sistemas compactos solares. Parte 2 – Etiquetado de eficiencia energética.

IRAM 210022-2 Energía solar. Colectores solares térmicos. Etiquetado de eficiencia energética.

IRAM 210005-1-1 Energía solar. Sistemas de calentamiento de agua. Parte 1 – 1 – Instalación, puesta en funcionamiento y mantenimiento de los sistemas solares térmicos compactos de calentamiento de agua.

IRAM 210023 Energía solar. Sistemas solares térmicos de circulación forzada prefabricados. Requisitos generales.

El objetivo que se proponen desde la CAFEEST es que se desarrolle un etiquetado energético. ¿Hay posibilidades de que en 2018 esté en vigencia?

Respecto a la norma de etiquetado de los colectores solares, se ha llegado a la consolidación del método de cálculo junto con el diseño de la etiqueta, el contenido de la información de dicha etiqueta, quedando por consensuar los rangos de categorización energética.

En cambio, en la norma de etiquetado de los sistemas compactos aún queda por ratificar el método de cálculo y la información de los datos de temperatura ambiente, de radiación solar, entre otros datos. En función del grado de avance de ambas normas de etiquetado, es de esperar que a fines del próximo año se encuentren publicadas.