07 de febrero de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

CARBIO prevé un 2018 complicado pero se ilusiona con la amplitud del mercado interno

La Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) teme un nuevo cierre del mercado europeo que haga más crítica a la situación de exportaciones, tras el repentino bloqueo de los Estados Unidos. Desde el Gobierno nacional y el de la Provincia de Santa Fe buscan instrumentar medidas que permitan abrir el mercado interno.

“La reunión fue muy buena”, resalta Luis Zubizarreta, presidente de CARBIO, en diálogo con Energía Estratégica, sobre la cita que mantuvieron empresarios en la sede del Ministerio de Energía de la Nación en Capital Federal junto al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y al titular de la cartera nacional, Juan José Aranguren, días atrás.

Según el dirigente, se acordaron algunas pautas en virtud de que comience a abrirse el mercado interno para el biodiesel de producción nacional, las cuales se irán definiendo a lo largo del año en una mesa de trabajo en la que participarán empresarios, funcionarios nacionales y las provincias. El espacio se creará próximamente.

Una de las propuestas, que se adoptará en el corto plazo, será instrumentada por el Gobierno de Santa Fe y apoyada por el Ministerio de Aranguren, y tiene que ver con iniciar una prueba piloto de corte al 25% de biodiesel en la flota del transporte público de Rosario (hoy del 10 %), principal ciudad santafecina. Con esto se querrá demostrar que es posible la utilización de mayor volumen de mezcla con gasoil.

“Esta industria es estratégica para la Argentina y está en amenaza, ante eso el ministro dejó en claro que el mercado está abierto para instrumentar cortes”, destaca Zubizarreta.

El problema de los industriales tiene que ver con un mercado internacional que se está cerrando. Por un lado, el estadounidense (donde se supieron colocar el 90 por ciento de las exportaciones), que impuso sanciones definitivas al biodiesel argentino por denuncias de supuesto dumping.

Por otro, la Unión Europea, que había adoptado años atrás esta misma medida que hoy fija Estados Unidos pero un fallo favorable a la Argentina de la OMC rebatió esta decisión. Hoy, los empresarios europeos están presionando para que se interrumpa nuevamente la actividad comercial entre refinerías de su continente y productores locales.

“Actualmente se está exportando (a Europa) pero hay un arancel en torno al 15 por ciento que limita la competitividad; pero se está exportando”, resume Zubizarreta, ante la consulta de este medio.

Ganar competitividad

Una de las condiciones que fijó Aranguren a los productores de biodiesel en aquella reunión fue la de ser competitivos. Serán incluidos en la medida que ofrezcan precios bajos.

“El ministro dejó en claro que el producto (nacional) debe contar con precios competitivos; es decir, que no es sólo estratégica esta definición, sino que deberá haber números que respalden esta iniciativa”, aclaró el presidente de CARBIO.

Una de las ideas que baraja el titular de la cartera de Energía y Minería nacional es que sea modificado el cuadro de la actual Ley por el que se rige la entrega del biocombustible, ya que, de acuerdo a su criterio, no genera un esquema de competencia. Es decir, se está pensando quitar el esquema de cupos y que sea la propia competitividad entre los productores lo que determine la entrega del producto.

Dejanos tu comentario sobre este artículo